Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Ronadinho a Neymar

A la espera del fichaje del brasileño, el Barça de la última década, impulsado por Ronnie y definido por La Masia y Messi, ha sido demoledor con fichajes que redefinían el estilo

Ronaldinho y Messi festejan un gol en 2007. Ampliar foto
Ronaldinho y Messi festejan un gol en 2007.

La intencionalidad de los fichajes, acentuada en la figura de los delanteros, define al Barça de la última década, desde la realidad de Ronaldinho a la virtualidad de Neymar. Por norma general al equipo no le sientan bien los aliños, al tiempo que cuando trata de redescribir algún aspecto del juego desde las incorporaciones su fútbol coge color y forma, también laurel. Asentadas las bases y el futuro en La Masia, hasta el punto de que algún sector exige la idea de formar un oncecomo en noviembre de 2012 ante el Levante— repleto de canteranos, se impone ahora mantener el excelente nivel competitivo y prevenir una posible bofetada. Reto del director deportivo Zubizarreta, que tiene a los mejores en el vestuario, pero que con eso no le basta para gobernar Europa.

Los fichajes titulares del Barça

→ Temp. 2003-04 (5). Valdés; Reiziger, Márquez, Puyol, Gio; Xavi, Cocu, Davids; Luis García, Saviola y Ronaldinho.

→ Temp. 2004-05 (4). Valdés; Belletti, Oleguer, Puyol, Gio; Xavi, Márquez, Deco; Giuly, Eto’o y Ronaldinho.

→ Temp. 2005-06 (0). Valdés; Belletti, Márquez, Puyol, Sylvinho; Xavi, Edmilson, Deco; Giuly, Eto’o y Ronaldinho.

→ Temp. 2006-07 (2). Valdés; Zambrotta, Puyol, Thuram, Gio; Xavi, Edmilson, Deco; Messi, Eto’o y Ronaldinho.

→ Temp. 2007-08 (3). Valdés; Zambrotta, Puyol, Milito, Abidal; Xavi, Touré, Iniesta; Messi, Eto’o y Henry.

→ Temp. 2008-09 (2). Valdés; Alves, Piqué, Márquez, Abidal; Xavi, Touré, Iniesta; Messi, Eto’o y Henry.

→ Temp. 2009-10 (2). Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Maxwell; Xavi, Busquets, Keita; Messi, Ibrahimovic y Henry.

→ Temp. 2010-11 (1). Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Xavi, Busquets, Iniesta; Pedro, Messi y Villa.

→ Temp. 2011-12 (1). Valdés; Alves, Mascherano, Puyol, Abidal; Xavi, Busquets, Iniesta; Alexis, Messi y Pedro.

→ Temp. 2012-13 (1). Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Alba; Xavi, Busquets, Iniesta; Alexis, Messi y Pedro.

Con una sonrisa contagiosa y golfa, Ronnie y su gesto surfero, además de su fútbol superdotado, despertaron a la ciudad —como constató el Observatorio Fabra cuando el sismógrafo detectó un movimiento similar a la caída de un trueno, provocado por su gol al Sevilla a la 1.25 de la madrugada— y al Barça tras una depresión que se alargaba por cinco temporadas. “Alegró a todos y, junto a Rijkaard y su 4-3-3, sentó las bases del futuro”, explica Gerard López, integrante de ese vestuario. “Era un líder más por lo que hacía que por lo que decía”, tercia Juan Carlos Unzue, parte del cuerpo técnico de 2003 a 2010, y también el año anterior; “fue el artífice del cambio e hizo el club más apetecible para otros futbolistas reacios a venir”.

Llegaron, entre otros, Deco y Eto’o. “Iniesta y Xavi son tan buenos porque aprendieron de Deco, de su mala leche, de su gen competidor”, revela Unzue. “Era un ganador como Samu”, ahonda Gerard. Así lo aclaró Xavi tras su primer entrenamiento, cuando Larsson las metía todas en un ejercicio y el camerunés las enviaba a las nubes: “Nos reímos de él y se revolvió de mala gaita para preguntar: ‘¿De qué os reís?’. Y chutó la pelota a la Diagonal. Nos dimos cuenta de que quería ganar, de que la iba a liar”. Y así fue. “Pero no solo por sus goles, sino porque nos hizo ser más agresivos en la presión”, amplía Unzue.

Con la siembra realizada, el club aderezó el grupo con Ezquerro y Van Bommel, decisión recompensada por la plantilla, campeona de Liga y de Europa. Pero pareció perder hambre, puesto que se resolvió premiar al vestuario con su continuidad en la 2006-07 —ficharon zagueros de la Serie A (Thuram y Zambrotta), reñidos con el pase y la defensa avanzada—, penalidad que repercutió en lo deportivo y en una autocomplacencia que se ensanchó al año siguiente, sobre todo porque Rijkaard apostó por la jerarquía y galones. “Se descuidaron pequeños detalles. Quizá era el momento de hacer cambios. ¿Pero quién era capaz de traspasar a Eto'o, Ronnie, Deco…?”, se cuestiona Unzue. Fue Guardiola.

Los últimos retoques, ahorro exigido porque iban como un tiro, han dado un equipo previsible

Técnico intervencionista y obsesionado en asombrar al rival, a cada año inventó una patente. En su primer curso, Piqué y Alves redefinieron el concepto del primer pase. “Nos dieron una nueva forma de jugar. Pero la clave fue la idea de Pep y que aparecieron Iniesta, Xavi, Puyol y Valdés”, reseña Unzue; “y la eclosión de Messi”. También la aparición de dos irreverentes, Pedro y Busquets, síntoma de la salud efervescente de la cantera. Y se ganó todo. Pero eso no alteró la testarudez de reinventarse. Así, al segundo año se fichó a Ibrahimovic para ganar centímetros y remate. “Complementaba el juego y ofrecía alternativas”, reflexiona Unzue. “Era un punta que no teníamos y que nos daba una nueva vía”, añade Andreu Fontàs, exazulgrana del Mallorca.

Al tercero llegó Villa. “Rendimiento enorme porque se adaptó a las tres posiciones de ataque”, apunta Fontàs, que ensalza la mezcla entre cantera —ocho eran titulares— y fichajes: “El núcleo fuerte debe de ser de la casa; futbolistas que han trabajado este fútbol durante años”. Una filosofía, en cualquier caso, tan provechosa —títulos y reconocimiento— como incómoda para el área deportiva y los nuevos (4) en las dos últimas temporadas. La muestra: Cesc, Alexis y Song, sin el puesto fijo ni la aprobación de la grada. “No es fácil jugar al nivel de los mejores”, dice Unzue. “Pero es verdad que ha habido fichajes que últimamente no han salido bien”, abunda Gerard.

Neymar, en un amistoso con Brasil. ampliar foto
Neymar, en un amistoso con Brasil. REUTERS

Los últimos retoques del Barça —ahorro exigido porque el equipo iba como un tiro— han dado un equipo previsible, sin un delantero que haga sombra a Messi, sin una alternativa de juego a la posesión. El Madrid le desmontó en la Copa; el Bayern le desfiguró en la Champions. Tropiezos que no desdibujan el título liguero, pero que sí que llevan a la reflexión de Piqué: “Ya no somos los mejores y habrá que tomar decisiones”. Reflexiona Unzue: “¿A quién quitas? Zubi no lo tiene nada fácil porque los que lleguen no serán mejores”. Aunque muchos señalan a Neymar. “Un futbolista mundial”, le elogia Gerard. “Un jugador distinto”, interviene Fontàs. Y quizá entre en el santuario azulgrana como lo hicieron Ronnie y su magia, Eto'o y sus goles. O, simplemente, redefina al Barça como Alves y Piqué con su salida, Ibra con su remate y Villa con sus goles.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información