Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bayern, a la final de Copa

El equipo de Heynckes arrasa al Wolfsburgo (6-1) con tres goles de Mario Gómez y una destacada actuación de Shaqiri

Los jugadores del Bayern celebran el pase a la final Ampliar foto
Los jugadores del Bayern celebran el pase a la final Bongarts/Getty Images

Liquidada la Bundesliga, el Bayern Múnich se clasificó para la final de la Copa alemana al deshacerse del Wolfsburgo, en la semifinal disputada en el Allianz Arena, a partido único, de manera contundente (6-1). En un campo repleto, el conjunto de Heynckes, comandado por la batuta de Shaqiri y con tres goles de Mario Gómez en diez minutos, tumbó a su rival y ya huele el doblete.

Consciente de que tiene tiempo para pensar en la visita del Barcelona en la semifinal de la Liga de Campeones y para darle descanso a sus muchachos el próximo fin de semana, Jupp Heynckes no escatimó efectivos. Jugó con Mandzukic en el eje del ataque, sancionado de cara a la semifinal europea; en el lateral izquierdo jugó Diego Contento por Alaba, que padece un virus intestinal y entró por el francés Ribery, sancionado en la Copa, Shaqiri, que a la postre tuvo una actuación determinante en el partido, porque marcó un gol y participó en tres más.

Bayern, 6 - Wolfsburgo, 1

Bayern Múnich:Neuer; Lahm, Van Buyten, Dante, Alaba; Javi Martínez, Schweinsteiger; Robben (Rafinha, 74), Mller (Luiz Gustavo, 63), Shaqiri; y Mandzukic (Gómez, 77).

Wolfsburgo: Benaglio; Fagner (Dost, 61), Madlung, Naldo, Rodríguez; Medojevic, Polak (Trsch, 73); Vierinha, Diego, Hasebe; y Olic (Helmes, 73).

Goles: 1-0, min 19: Mandzukic. 2-0, min 35: Robben. 2-1, min 45: Diego. 3-1, min 50: Shaqiri. 4-1, min 80: Gómez. 5-1, min 83: Gómez. 6-1, min 86: Gómez.

Árbitro: Knut Kircher, que amonestó a Naldo y Polak.

La victoria bávara se empezó a fraguar en el minuto 17 cuando Shaquiri condujo una contra del Bayern hasta encarar a los centrales y lanzar en profundidad a Roben. El holandés sirvió, raso y tocadito, para la llegada de Mandzukic, que fusiló a Benaglio, capitán y portero del Wolfsburgo; veinte minutos más tarde, el suizo de origen albanés, nacido en Kosovo, se la puso de nuevo a Roben, que marcó el segundo. Para entonces, el estadio ya cantaba lo de “nos vamos a Berlín” porque la final ya era suya. Un golazo del brasileño Diego en el descuento del primer tiempo mantuvo vivas las expectativas del Wolfsburgo pero su empeño fue insuficiente para que el Bayern no le pasara por encima. Siempre protagonista hasta que asomó Gómez, Shaqiri firmó, a los cinco minutos de la reanudación, el tercero de los bávaros, culminando una jugada de estrategia con un certero zapatazo desde la frontal. El número 11 de los locales también fue fundamental en el cuarto gol, que le regaló a Gómez, en el inicio del festival del delantero hispano alemán, que en un diez minutos firmó tres goles en sus catorce minutos sobre el campo.

A la espera de lo que ocurra con el Barça en la Champions, el Bayern tiene cuando menos el doblete a tiro de piedra y el Allianz Arena así lo celebró. Espera rival el cuadro bávaro en la final de la Copa de Alemania, a disputarse el 1 de junio, que conocerá mañana, cuando se juegue la segunda semifinal entre el Stuttgart y el Friburgo. Después de dos años sin ganar un título, el Bayern parece imparable.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.