Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una baja administrativa

Mourinho relega a la suplencia a Casillas por primera vez en 11 años mientras anuncia que “será difícil que Diego López salga de la portería"

Casillas sale de Mestalla lesionado en presencia de Mourinho. Ampliar foto
Casillas sale de Mestalla lesionado en presencia de Mourinho. EFE

La última vez que un entrenador apartó de la titularidad a Casillas en la Liga de Campeones por motivos técnicos, estando el portero físicamente bien y el equipo afrontando un partido decisivo, el Madrid ganó y levantó la Copa de Europa… gracias a Casillas. Sucedió en la final de Glasgow, frente al Bayer, el 15 de mayo de 2002. El entrenador era Vicente del Bosque, el titular César, y el suplente Casillas. Pero César se lesionó en el minuto 67 y Makelele se rompió en el minuto 73, y el 2-1 parcial, que tan bien había gestionado el equipo, comenzó a peligrar bajo las sucesivas oleadas de Ballack, Schneider, Basturk, y Berbatov. Sin Makelele, no era lo mismo. Pero apareció el portero. El madridismo siempre estará en deuda con el chaval que en los 10 minutos finales lo paró todo, cimentando dos leyendas: primero, que era un tipo con suerte, después, que obraba milagros.

Once años después, Casillas vuelve a enfilar el banquillo por decisión técnica en una eliminatoria. Dice su entrenador, José Mourinho, que si no es este miércoles en el Bernabéu le convocará para el siguiente martes en Estambul. Todo depende de un papeleo interno. De que el portugués resuelva emitir lo que ha dado en llamar como “alta competitiva”, expresión insólita para definir una situación insólita. Ventilado el asunto por este conducto administrativo extraordinario, toda vez que el portero dispone del “alta médica” desde hace dos semanas, Casillas se sentará en la caseta a esperar que la suerte le restituya en su puesto de milagrero.

La burocracia es fría como el aparato del Estado y Mourinho ha establecido un régimen especial para Casillas. El mánager empezó diciendo, allá por 2010, que prefería porteros que iniciaran mejor las jugadas con el pie, para sacar en largo hacia los puntas saltándose el medio campo, como hacían Julio César y Petr Cech. La lesión de Casillas en enero, y su posterior operación en la mano izquierda, le han brindado un pretexto para el cambio. Mourinho ha terminado por tenerle pendiente del “alta competitiva” antes de anunciarle por la prensa que ha perdido la titularidad para largo. “Siguiendo en esta línea es muy difícil que Diego López salga de la portería”, dijo el técnico en La Romareda este sábado. En cualquier caso, Diego López juega con el pie igual que Casillas.

Desde la final de la Liga de Campeones de 2002 el Madrid ha disputado 105 partidos de Champions. Casillas se ha perdido siete por descanso y dos por lesión, frente al Manchester en marzo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información