Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centenario Ramos

A los 26 años, el defensa es el octavo español que alcanza la cifra y el más joven en hacerlo

El 26 de marzo del 2005 Sergio Ramos (Camas, 1986) comenzó a escribir lo que hoy ha terminado por convertirse en un acontecimiento histórico. Aquel día, de la mano de Luis Aragonés se puso por vez primera la camiseta de la selección española. Aquel día también debutaron Antonio López, Luis García, y los valencianistas Mista y David Navarro. Como todos, dijo aquello de “he cumplido un sueño” y añadió que no le habían temblado las piernas. Salió en el segundo tiempo sustituyendo a Puyol.

Los españoles centenarios

1. Iker Casillas, alcanzó los 100 partidos con 27 años y 209 días (lleva 143 encuentros)

2. Andoni Zubizarreta, 33 años y 180 (126)

3. Xavi Hernández, 31 años y 5 días (119)

4. Xabi Alonso, 30 años y 211 días (106)

5. Raúl, 29 años y 20 días (102)

6. Fernando Torres, 28 años y 171 días (101)

7. Puyol, 34 años y 299 días (100)

8. Ramos, 26 años y 237 días (100)

Aquel día en Salamanca, Ramos, puro desparpajo, ni siquiera abrió la boca. “Reía mucho y hablaba poco”, recuerdan quienes le vieron llegar. Hoy sigue riéndose mucho, pero lidera el grupo con soltura, escoge la música en el vestuario y se ha convertido en un referente. Van 99 partidos, de los que ha ganado 79 y ha empatado 12; 85 de ellos como titular y 14 saliendo desde el banco, en los que ha acumulado 7.560 minutos. 58 han sido oficiales, en los que ha marcado seis de los ocho goles que lleva con La Roja, eterno el que marcó de penalti contra Portugal la pasada Eurocopa a lo Panenka o el que le marcó a Dinamarca en Copenhague el 13 de octubre del 2007, después de una jugada en la que el combinado español dio 28 pases.

Hoy, en El Molinón y con el brazalete en el brazo, el central andaluz se ha convertido en el jugador español más joven en entrar en el selecto club de los futbolistas que han jugado cien partidos con La Roja. Dos veces campeón de Europa y campeón del Mundo en Sudáfrica, resulta difícil adivinar dónde está el techo de este futbolista, llamado a convertirse en un mito de la selección, si es que no lo es ya a estas alturas.

El gol de Panenka ante Italia

Pura escuela andaluza, Ramos golpea el balón de manera exquisita, aunque se prodigue menos de lo que quisiera en el lanzamiento de faltas directas, por eso de que en el Madrid el responsable es Cristiano Ronaldo. Pero de cabeza es un martillo en las jugadas de estrategia. Dueño de una capacidad física descomunal, Ramos es rápido, elástico y potente como pocos centrales en el mundo, por lo que se ha convertido en referente absoluto para quienes sueñan con ocupar plaza de central. Ha habido que educarle. Para la historia de La Roja quedan las broncas de Luis Aragonés porque era demasiado frívolo al subir al ataque. Al grito de: “¡No haga usted la mangoneta!” –suerte de regate muy de Ramos que consiste en cambiar la trayectoria del balón en carrera de tacón- el andaluz, que llego a la selección siendo lateral, ha terminado liderando el eje de la zaga junto a Piqué. Hoy, contra Finlandia, ha hecho historia.

Así celebró su tanto ante Francia

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información