Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Levante recupera el pulso

El equipo granota empata en Granada con un solo lanzamiento a puerta y 14 tarjetas amarillas en Los Cármenes

Nolito dispara a portería ante Munúa. EFE

El Levante solo necesitó un tiro entre los tres palos en Los Cármenes, el de Acquafresca, para empatar el partido, mantener su ventaja de nueve puntos sobre el Granada y recuperar el pulso en Liga tras la eliminación en la Liga Europa. Así es el equipo de JIM, agónico y superviviente, aunque fuera con unas manos de Vintra dentro del área inadvertidas por el árbitro en el tiempo de descuento. En un duelo marcado por la persistente lluvia y las 14 tarjetas amarillas, sin ser excesivamente duro, al Granada le faltó puntería en su abordaje a la portería de un Munúa impecable. El Levante recuperó sus viejos valores; el oficio, la solidaridad y la pizca de fortuna para seguir vivo y tranquilo a mitad de tabla.

Bajo la lluvia en Los Cármenes, dos jugadas polémicas protagonizaron la primera parte. Unas manos del central Mainz en el área del Granada obviadas por el árbitro. Y un salto entre Pedro Ríos y Nolito a la espera de un centro desde la derecha que acabó en penalti. El delantero cedido por el Benfica se anticipó antes de sentirse desequilibrado en el aire por el lateral valenciano. O así lo interpretó el colegiado. El penalti, suave y raso a la derecha de Munúa, lo marcó el especialista, Siqueira, su quinto tanto en el torneo, siendo con esa escueta cifra el máximo goleador del Granada.

Granada, 1 - Levante, 1

Granada: Toño; Nyom, Iñigo López, Mainz, Siqueira; Buonanotte (Torje, m. 84), Recio (El-Arabi, m. 70), M. Rico, Nolito; Aranda e Ighalo (Brahimi, m.60). No utilizados: Roberto; J. Ortiz, B. Gómez, Lucena y D. Benítez.

Levante: Munúa; Pedro López, Ballesteros, D. Navarro, Karabelas; Pedro Ríos, Iborra, Vintra (Acquafresca, m. 46), Rubén; Míchel (Roger, m. 83); y Valdo (El Zhar, m. 88). No utilizados: Keylor Navas; Lell, Juanlu, Dudka.

Goles: 1-0. M. 31. Siqueira, de penalti. 1-1. M. 49. Acquafresca.

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a Nyom, Valdo, Vintra, Pedro López, M. Rico, Siqueira, Recio, Acquafresca, Íñigo López, Ballesteros, Nolito, El Zhar, Torje y Brahimi.

15.000 espectadores en Los Cármenes.

El conjunto de Lucas Alcaraz llevó la iniciativa, ocupó todo el campo y movió raudo la pelota de derecha (Buonanotte) a izquierda (Nolito) con tal de encontrar resquicios en la populosa zaga granota, cansada como se suponía tras el largo y frustrado viaje a Moscú de la Liga Europa. El Levante apenas pudo salir de su propia parcela, desatinado Míchel en labores de creación, muy solo Valdo en el ataque, abastecido tan solo a base de pelotazos. JIM rectificó en el descanso y Acquafresca, recién entrado, remató de media vuelta a una esquina de la portería de Toño. Aprovechó una pantalla espectacular de Iborra, lanzándose al suelo para evitar la salida de balón de la zaga granadina. El cambio de JIM, al retirar a un interior (Pedro Ríos) por un delantero (Acquafresca), tuvo un efecto inmediato. El Levante adelantó sus líneas 20 metros, Iborra tomó más campo y la delantera estuvo más poblada.

Apagado Ighalo, Lucas Alcaraz lo suplió por Brahimi, más punzante desde la media punta. Pero el Granada había perdido el paso y llegaba tarde a los balones divididos. Arreciaba una lluvia fina que no despeinaba ni a Lucas Alcaraz ni a JIM, impertérritos al pie de sus banquillos, desentrañando las claves del duelo. El-Arabi fue la penúltima apuesta de Alcaraz. Y la última, Torje. El Granada acechó a Munúa en esos últimos minutos, sobresaliendo los centros de Siqueira, siempre peligrosos, desbaratados por la sobriedad del meta uruguayo. Y la distracción arbitral al no señalar las manos de Vintra en el último suspiro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información