Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Busi, un campo en la cabeza

El vestuario del Barça enfatiza la gran actuación del mediocentro ante el Milan

Busquets se abraza con Iniesta AFP

El martes, casi de madrugada, mientras la afición desfilaba por la Travessera de les Corts, cantando y feliz, Andoni Zubizarreta señalaba a Busquets tras la remontada ante el Milan (4-0): “El partido de Sergio es para que lo graben y se lo pasen a los niños en La Masia, para que aprendan cómo juega un mediocentro al fútbol”. Busquets, después de un encuentro que le señala como referente solidario de la idea del juego del Barcelona, miró ayer a otro lado cuando se le recordaba su valor: “Yo intento hacer mi trabajo. Si sirvo de ejemplo, no me corresponde decirlo, pero supongo que por jugar en esta posición en el Barça, los niños de La Masia se fijarán en mí como yo me fijé antes en otros”.

“Será capitán del equipo en breve”, señalan en el vestuario. No es casual que Xavi y Messi le acompañaran hace una semana, cuando el fútbol catalán le nombró jugador del año. Busquets, al que llaman vinagre por su capacidad para saltar a la primera, se ha ganado el respeto del vestuario en cada entrenamiento, en cada minuto de partido porque atiende a los códigos mejor que nadie y a las necesidades del partido de manera solidaria. El suyo, reconocen en el equipo, “es fútbol de calle, en el mejor sentido”.

A Messi le parece tan bueno, que le exige en su equipo en las pachangas. “Tiene un don. Mide cada segundo del partido y es capaz de sacar de quicio al más listo porque normalmente el más listo es él”, cuentan los veteranos, que le conocen desde que siendo niño llegaba los sábados por la mañana de la mano de su padre, Carles, portero del dream team.

En el vestuario del Barça y en el de la selección saben que Busi no busca flores para sí mismo, sino que gana partidos para todos, y que los focos le incomodan de tal manera que no tiene ni Facebook. “Todavía no sé para qué sirve el Twitter”, insiste convencido de que el fútbol va de su taquilla al Camp Nou y que lo demás no le reporta nada. Hasta rechaza cada semana alguna oferta de publicidad. “Ya gano bastante”, suele decirle a su representante.

Fiel a su grupo de amigos de la infancia, vive de su talento innato para el fútbol. Contra el Milan, jugó un partido de esos que no deslumbra, pero deja el poso del trabajo bien hecho. Se durmió de madrugada, porque le cuesta coger el sueño y más después de un partido como el del martes, dándole vueltas a cada minuto del encuentro mientras pensaba en qué pared de su casa colgar la foto que se hizo con Michael Schumacher tras el partido.

Contra el Milan no cometió ninguna falta, recuperó ocho veces el balón y se asoció sobre todo con Xavi. “De libro. Espectacular. Siempre es un 9,5”, comentó Pedro. A Busi le dio ayer por señalar a Villa como la clave que desatascó el ataque azulgrana y le agradeció a Mascherano lo mucho que le aportó al juego defensivo, mientras admitía que esta eliminatoria deja una lección: “Si no jugamos a tope, nos gana cualquiera”. Y con la misma simpleza con la que juega, avisó: “Solo hemos pasado de ronda y estamos en cuartos, pero necesitábamos algo así”. Él, que de niño creció viendo al Barça remontarle al Chelsea un 3-0, formó parte de una remontada histórica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información