Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si llego a los Europeos, será apurado”

Las pruebas confirman que Ángel David Rodríguez no sufre rotura en el aductor, pero la dolencia obliga al velocista a modificar su plan de entrenamientos para intentar llegar a la cita

Ángel David Rodríguez, tras la final de Sabadell. Ampliar foto
Ángel David Rodríguez, tras la final de Sabadell. EFE

El gesto de dolor fue claro. Aunque no se le veían los ojos, ocultos tras unas llamativas gafas, Ángel David Rodríguez sintió un pinchazo en el muslo en la final de 60m de los Campeonatos de España y terminó la carrera al trote. El velocista se llevó la mano a la ingle y puso esa cara que ponen los atletas cuando reciben señales negativas de su cuerpo. De regreso a Madrid, la hora de los médicos: la ecografía y la resonancia a las que se ha sometido no revelan rotura en el aductor –bien para el atleta y sus planes de hacer algo grande en los Europeos dentro de dos semanas-, pero El Pájaro ha decidido tomárselo con calma: “el plan es fisio a saco, incluso forzando, y hacer un entrenamiento fuerte a partir del fin de semana para quitarme miedos”, dice al otro lado del teléfono nada más terminar la sesión de masajes.

Quedan dos semanas para los Europeos de Gotemburgo y el velocista, que acaba de batir el récod de España de 60m (6,55s) y está entre los mejores de continente, se ha visto obligado a modificar su plan de entrenamientos por completo justo en las semanas que debía afinar al máximo su puesta a punto. “Esta semana tenía que hacer tres entrenamientos fuertes”, explica Rodríguez. En lugar de ello, el domingo se tomó un par de relajantes musculares y el lunes trotó un rato por la pista, “una vuelta y media muy suave”. Además se ha entregado a los fisioterapeutas y mantiene el trabajo en el  gimnasio: “hago ejercicios con muy poca carga y en cuanto noto algo de dolor, paro”. Seguirá acudiendo al Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid “religiosamente” todos los días y se pondrá a prueba a sí mismo a partir del fin de semana con una sesión de nivel que le permita no solo ganar seguridad mental sino también ver si tiene el cuerpo a punto para la máxima competición de la temporada de invierno.

El Pájaro no nota dolor alguno cuando camina, pero siente molestias cuando intenta correr, “como un puntito”. ¿Llegará a los Europeos? “Si llego a los Europeos, será apurado”, contesta franco. La decisión la tomará la semana que viene.

Más información