Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça sigue de fiesta en Tel Aviv

Navarro y Jasikevicius dirigen el triunfo (77-82) en la cancha del Maccabi ● Un triple de Williams da la victoria al Unicaja en Berlín

Jasikevicius pelea con David Logan
Jasikevicius pelea con David Logan AFP

Jasikevicius volvió a Tel Aviv, una de las ciudades en que se le venera. Y lo hizo para lucirse con una espléndida actuación que encarriló un triunfo que iba para paliza y que acabó complicándose de manera incomprensible el Barcelona Regal: 77-82.

A punto de cumplir 37 años, Saras lleva a sus espaldas tantos títulos y tantas batallas, la mayoría ganadas, que podría pensarse que es un jugador para el póster. De hecho, le ha costado ganarse minutos de juego en su regreso al Barcelona, casi diez años después de que le diera su primera Euroliga. Pero Jasikevicius, inconformista, ganador nato, no ha parado hasta que ha emergido como una pieza a la que recurre Xavi Pascual para desatascar o acelerar a su equipo, más aún cuando en la competición europea no puede recurrir a Oleson, que ya la disputó con el Caja Laboral.

MACCABI TEL AVIV, 77 BARCELONA REGAL, 82

Maccabi Tel Aviv: Hickman (19), Oyahon (11), Devin Smith (11), Caner-Medley (0), James (16) —equipo inicial—; Logan (8), Planinic (7), Landesberg (2) y Pnini (3).

Barcelona Regal: Sada (6), Navarro (14), Mickeal (7), Lorbek (7), Tomic (18) —equipo inicial—; Marcelinho (5), Ingles (0), Jasikevicius (14), Wallace (5), Rabaseda (0) y Jawai (6).

Árbitros: Ryzhyk (Ucr.), Sahin (Ita.) y Vojinovic (Srb.). Sin eliminados.

11.060 espectadores en el Nokia Arena.

Y así sucedió ante el Maccabi, que irrumpió con mucha fuerza en el partido. Tuvo problemas el Barcelona. Le costó defender a Oyahon, responder a la primera salva de triples del Maccabi, con cuatro aciertos en cinco intentos, asimilar las tres faltas personales que acumuló Mickeal en tres minutos y defender las embestidas del gigante croata Darko Planinic. Tras el 9-2, el Barça recuperó terreno. Pero fue Jasikevicius quien arrancó definitivamente al cuadro azulgrana. Su recital fue demoledor para el Maccabi. Sus 14 puntos fueron el combustible que necesitaba el cuadro azulgrana, que cuadró otra buena actuación coral, con 14 puntos más de Navarro, el máximo triplista en la historia del torneo con 423 triples, superando a Basile. Todo parecía decidido al final del tercer cuarto cuando el Barcelona repetía ventajas de hasta 14 puntos. Mantuvo 10 hasta que, en los últimos compases, se complicó la vida. El Maccabi, de la mano de Hickman, apretó las tuercas (77-88 a 16 segundos para la conclusión) y el Barcelona no pudo respirar tranquilo hasta que Tomic anotó los dos últimos tiros libres y capturó el último rebote.

ALBA BERLÍN, 65 UNICAJA, 67

Alba Berlín: Wood (5), Foster (8), Deon Thompson (16), Byars (2), Miralles (1) —cinco inicial—; Schultze (2), Schaffartzik (5), Djedovic (16), Idbihi (4) y Morley (6).

Unicaja: Calloway (10), Simon (12), Dragic (2), Zoric (7), Vázquez (11) —cinco inicial—; Marcus Williams (10), Lima (0), Panko (6), Vidal (0) y Perovic (9).

Árbitros: Pukl (Esl.), Zamojski (Pol.) y Piloidis (Gre.). Sin eliminados.

8.477 espectadores en el O2World de Berlín.

En Berlín, Marcus Williams le dio la victoria al Unicaja con un triple a seis décimas para el final. Los triples fueron una de las armas con las que el equipo malagueño compensó su enorme desventaja en el rebote. El Alba Berlín capturó 11 rebotes más. Los interiores del Unicaja tuvieron muchos problemas para frenar a Deon Thompson, que sumó 16 puntos y nueve rebotes. También les costó controlar al bosnio Djedovic. El exjugador del Barça y del Obradoiro, logró 16 puntos. El Unicaja se valió de la inspiración de Simon, Williams Calloway y Vázquez. El triunfo del cuadro de Repesa le permite continuar con aspiraciones a meterse entre los cuatro primeros del grupo E.

El Real Madrid perdió la vitola de invicto en el grupo E del 'Top 16' de la Euroliga, al perder en Estambul ante el Andolu por 74-72, aunque dispuso de un triple final que lanzó Jaycee Carrol para buscar la victoria.

El Anadolu salió con altos porcentajes de acierto en el tiro. Todo lo contrario que el Real Madrid que, además, tardó en ajustar la defensa. Si a eso le añadimos el dominio reboteador del conjunto otomano, las diferencias a su favor no tardaron en plasmarse en el marcador, 12-5 en los tres primeros minutos de juego. Un triple de Nico Mirotic a trece segundos para la conclusión puso el 73-72 para los otomanos. Savanovic falló un tiro libre, 74-72 y el Madrid dispuso de once segundos para gestionar la victoria. El Real Madrid fue valiente y buscó la victoria pero el triple de Jaycee Carrol no entró y el Madrid perdió la vitola de invicto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.