Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva vida para Perotti

El Sevilla accede a la petición del delantero, hundido física y moralmente a causa de las lesiones, para jugar lo que resta de temporada en el Racing de Avellaneda

Perotti, durante un partido de esta temporada. Ampliar foto
Perotti, durante un partido de esta temporada. REUTERS

Hundido, Diego Perotti marcó el número del presidente José María del Nido el pasado jueves 31 de enero, en la previa de la semifinal de Copa ante el Atlético de Madrid. Angustiado y destruido moralmente a sus 24 años, Perotti le imploró al dirigente del equipo andaluz. “Estoy hundido emocionalmente y necesito irme del Sevilla. Creo que en Argentina encontraré el ambiente idóneo para superar mi problema con la lesiones”, le dijo. Del Nido reconoció que se quedó impactado por las palabras del jugador, que no ha podido jugar siete partidos seguidos con el Sevilla desde que en otoño de 2011 iniciara un auténtico calvario con las lesiones. “Perotti es un hijo para nosotros y desde que me llamó nos hemos puesto a trabajar para que se recupere y vuelva a ser el delantero que era. Pensamos que en Argentina remontará el vuelo”, admitió el presidente del Sevilla, club que tiene una propuesta del Racing de Avellaneda para que Perotti juegue los próximos seis meses en el histórico equipo argentino. El Sevilla, con quien tiene contrato hasta 2015, dará luz verde a la petición del Racing a cambio de que asuma parte del salario del jugador, de más de un millón de euros netos. El futbolista renunciará a más de la mitad de la ficha para poder jugar en su país.

Es como un hijo para nosotros. Pensamos que en que en Argentina remontará el vuelo"

José María del Nido

El propio Perotti expresó su desesperación en los medios oficiales del Sevilla el pasado martes. “No puedo más. Estoy desesperado y siento que solo mi familia me puede ayudar. Necesito estar seis meses en Racing y luego vuelvo. Me he operado varias veces y me hecho multitud de pruebas y no me curo. Me levanto todos los días y me voy a una camilla. Es horrible y no puedo más”, argumentó el delantero argentino.

Fichado por Monchi, director deportivo, del Deportivo Morón argentino en el mercado invernal de la temporada 2007/08 para el filial a cambio de 300.000 dólares, la gran proyección del delantero le hizo debutar en el primer equipo en febrero de 2009. Manolo Jiménez le dio la alternativa y el argentino aprovechó su oportunidad. Participó de forma activa en el tercer puesto cosechado en esa temporada y fue parte fundamental del grupo que a la temporada siguiente logró la Copa del Rey y la clasificación para la previa de la Liga Campeones con la cuarta plaza. Esa misma campaña el entonces seleccionador, Diego Armando Maradona, lo convocó para el equipo absoluto de Argentina. Tanto creció Perotti que el verano de 2010 la Juventus puso encima de la mesa del Sevilla una oferta de 14 millones de euros por el delantero. Del Nido rechazó la propuesta. “Si lo miramos ahora es evidente que nos equivocamos”, reconoció ayer el propio Del Nido.

El Sevilla le ofreció una mejora de contrato tras rechazar la oferta del conjunto italiano en espera de que el rendimiento del futbolista siguiera cotizando al alza. La mejora salarial no llegó a concretarse. A la siguiente temporada jugó 31 partidos de Liga y siguió ofreciendo un gran nivel, hasta que el 16 de octubre de 2011, en un encuentro ante el Sporting, Perotti caía lesionado con una rotura muscular en los isquiotibiales. Ese día comenzó su calvario. Era un fijo para Marcelino, pero las sucesivas roturas en ese músculo tan delicado para un velocista como él le apartaron de la titularidad. Perotti comenzó un doloroso tratamiento con infiltraciones que no prosperó después intensas sesiones en el gimnasio. Desesperado, incluso le planteó al Sevilla renunciar a su salario mientras no volviera a los terrenos de juego. “Le dije al hijo de Del Nido que no quería cobrar porque no podía hacer mi trabajo”, reconoció Perotti, quien durante el último año y medio ha aguantado las críticas de un sector de la afición, que le acusaba de juerguista. “Aguanté una barbaridad y me daba vergüenza salir de casa. He tenido que soportar que me lesionaba por ser un mal profesional”, reconoció el jugador, quien llegó a enfrentarse a golpes con un aficionado a la finalización de un partido en el Ramón Sánchez Pizjuán en enero de 2012.

Del Nido rechazó hace tres años una propuesta de 14 millones de euros del Juventus por el argentino

Tras acudir a diversos especialistas, a Perotti se le apreció la pasada primavera una hernia de disco, de la que se operó en Chicago el mes de mayo. Perotti renunció a sus vacaciones y estuvo tres meses rehabilitando de forma intensa para poder estar a disposición de Míchel esta temporada.

Pudo al fin regresar el 22 de octubre ante el Mallorca y tras jugar un partido más otra vez se rompió. Volvió a intentarlo y entró de nuevo en el equipo dos jornadas más tarde en el derbi ante el Betis. Jugó seis encuentros más, alternando la titularidad con el banquillo, hasta que se rompió por última vez el pasado 12 de enero en el encuentro frente al Valencia. Aburrido y hundido, su llamada de auxilio ha sido atendida por el Sevilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información