Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Djokovic gana 12-10 en el quinto set

Wawrinka lleva al límite al serbio (1-6, 7-5, 6-4, 6-7 y 12-10), que en cuartos se medirá al checo Berdych

Djokovic celebra su triunfo ante Wawrinka. Ampliar foto
Djokovic celebra su triunfo ante Wawrinka. EFE

El campeón grita sin camiseta, desahogando sus miedos, el pánico de la eliminación, los temblores del fracaso: el serbio Novak Djokovic se impone 1-6, 7-5, 6-4, 6-7 y 12-10 al suizo Stanislas The Man Wawrinka en octavos, pero durante largos tramos del duelo está encadenado, maniatado, prisionero del revés y la cabeza de su contrario. Al final del día, los cuartos de final citan a Djokovic con el checo Tomas Berdych, pero el torneo ya es otro: con su magnífico partido, Wawrinka, que se marcha llorando, sin el premio merecido, avisa a los tenistas que aún siguen en el torneo. Nole es humano: llegó a ir cayendo 6-1 y 5-2.

“Todo mi respeto para Stan, lo siento por él, porque ha demostrado su calidad, ha sido el jugador agresivo, yo solo intenté mantenerme en el duelo. Mereció la victoria”, dijo el número uno mundial tras 5h2m de encuentro, ya casi a las 3 de la mañana en Melbourne, recuerdos del Nadal-Djokovic de la final de 2012 en la cabeza de todos (5h53m).

“Él jugó extremadamente bien, pero yo siempre creí en la remontada. Pudo ganar cualquiera. Estoy emocionado de haber pasado, pero no contento con mi nivel”, continuó el serbio, que vio cómo Wawrinka neutralizaba dos puntos de partido en contra con pelotazos de otro mundo.“Mi cuerpo se siente genial, solo hemos jugado cinco horas”, bromeó. “Me siento como si hubiera competido una final. Estos son los partidos que te hacen apreciar este deporte, trabajar duro. Ahora, a disfrutar”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información