Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | UEFA

Una losa de 6.500 millones en deudas

Un informe elaborado por la UEFA revela la precariedad de las cuentas de los conjuntos europeos

Platini, durante la reunión del Comité Ejecutivo de la UEFA, la semana pasada
Platini, durante la reunión del Comité Ejecutivo de la UEFA, la semana pasada EFE

Los clubes europeos tienen una deuda neta de 6.500 millones de euros. Según pudo saber este diario, esa es una de las conclusiones del estudio que la UEFA presentará en 2013, cuando arranca la primera temporada (2013-2014) en la que medirá a los equipos según el equilibrio de sus cuentas, un paso más en la transición hasta el curso 2014-2015, cuando ya podrá expulsar de las competiciones europeas a los que no cumplan con el Juego Limpio Financiero (JLF). No es una cuestión menor. Se persigue un objetivo contracultural en el fútbol: que los clubes no gasten más de lo que ingresan y que la competición no quede dividida entre los equipos que ajustan su inversión a lo que generan y aquellos patrocinados por fortunas que pueden fichar sin pensar en los números rojos. La UEFA solo permitirá desviaciones presupuestarias de cinco millones, salvo que los dueños inyecten proporcionalmente nuevo capital, en cuyo caso podrán ser de hasta 45 millones entre 2013 y 2015, y de hasta 30 entre 2015 y 2018.

“Cada tipo de deuda implica riesgos diferentes”, cuentan fuentes conocedoras del estudio, una radiografía de la salud del fútbol europeo que demuestra que el sistema coercitivo afecta a la gestión de los directivos: los 6.500 millones de deuda neta estimados ahora según los criterios del JLF para el año fiscal de 2011 supondrían una reducción de 400 millones con respecto al de 2010 (6.900), además de un cambio de tendencia (ahora se reduce, y de 2009 a 2010 aumentó en 200 millones). “En el marco del JLF, monitorizamos de cerca las cantidades que se les debe a jugadores y otros empleados, así como a las autoridades tributarias, ya que su impago o pago atrasado puede tener un impacto directo en el juego y en otros clubes. Esos balances son significativamente mayores (más del doble) en España que en el total de clubes del resto de países”, prosiguen. “La deuda neta de los clubes ingleses según los criterios del JLF es de 2.000 millones de euros, pero debería ser considerada en el contexto de que todos esos clubes son dueños de sus estadios, lo que les hace susceptibles de recibir grandes préstamos de los bancos a cambio de hipotecar esa garantía. Los clubes españoles, que tienen aproximadamente la mitad de la deuda neta de los ingleses, también tienen menos de la mitad de activos como estadios de su propiedad”, cierran.

Desde 2014-2015, los que no equilibren sus balances no jugarán torneos continentales

En 2012, la UEFA finalizó el estudio de las cuentas de los clubes europeos en el ejercicio financiero de 2010. Concluyó que las pérdidas netas de los equipos se habían disparado un 36% con respecto a 2009 y un 153% con respecto a 2008. El problema, analizaron los autores, afectaba a todos los campeonatos y equipos: entre todos habían perdido 1.600 millones de euros solo en 2010.

“Varios clubes han sido sancionados, y otros lo serán”, dicen desde el organismo regidor del fútbol europeo, que este mismo año retuvo cautelarmente los premios de 23 equipos, entre ellos el Atlético de Madrid y el Málaga, hasta que cumplieran con el pago de unos atrasos combinados de 30 millones en salarios, plazos de fichajes e impuestos. La entidad madrileña, como otras 15 de esas 23, solucionó el problema dentro de plazo. El equipo andaluz, sin embargo, es el primero que disputa la Champions y se arriesga a una sanción derivada del reglamento del JLF: su caso y el de otros ocho conjuntos será estudiado próximamente. “Hay una relación transparente entre las dos organizaciones”, dijo en su día el club en un comunicado. “La inclusión del Málaga en esa lista es una medida cautelar y no una sanción, y puede ser levantada en cuanto se alcance un acuerdo con la Agencia Tributaria”.

Son los primeros conjuntos señalados por un sistema que pretende generar una mayor racionalidad en las finanzas del fútbol, reduciendo su deriva inflacionista, e introduciendo una nueva cultura: competir desde los ingresos y no desde los préstamos y las deudas.

“El fútbol siempre continuará. Es demasiado importante para morir, pero estas reglas son un proyecto muy importante para asegurarnos que continúa de una forma más sana”, argumentan desde la UEFA tras ver cómo la semana pasada el Manchester City presentaba pérdidas de 120 millones en el curso 2011-2012. “Sin embargo, la UEFA y las reglas del JLP no pueden resolver los problemas aisladamente. Para reducir los problemas financieros, también es importante que actúen las autoridades nacionales”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información