Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mallorca evita el abismo

Los de Caparrós igualan en el último suspiro a un Zaragoza que plantó cara con diez durante casi todo el duelo

Loovens comete penalti y expulsión. DIARIO AS

En la jornada cinco, el Mallorca pintaba como la revelación de la Liga. El conjunto de Joaquín Caparrós marchaba tercero en la tabla, manteniendo con dignidad el ritmo del Barça y Atlético. Hoy, hay que bucear en las profundidades de la clasificación para dar con el equipo balear, que marcha casi en posiciones de descenso. De los últimos 27 puntos, ha sumado dos. Un descalabro que se explica, en parte, por la epidemia de lesiones que ha diezmado una plantilla ya de por sí corta. No obstante, Caparrós —que recuperó para la causa a Nunes y a Javi Márquez— achaca los males del equipo a la falta de intensidad. Recuerda este Mallorca al que el técnico utrerano rescató del pozo el invierno pasado: inconsistente arriba y alarmantemente poroso atrás.

MALLORCA, 1 – ZARAGOZA, 1

Mallorca: Aouate; Ximo (Giovani, m. 26), Nunes, Geromel, Bigas (Marc Fernández, m. 76); Pina, Javi Márquez (Alfaro, m. 62); Nsue, Víctor, Pereira; y Hemed. No utilizados: Calatayud; Fontàs, Martí y Arizmendi.

Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Loovens, Álvaro, Abraham (Paredes, m. 75); Zuculini, Movilla (Pintér, m. 89); Víctor Rodríguez (José Mari, m. 67), Apoño, Montañés; y Postiga. No utilizados: Leo Franco; Paredes, Edu Oriol, Romaric y Ortí.

Goles: 0-1. M. 16. Postiga aprovecha un rechazo. 1-1. M. 86. Víctor, de cabeza.

Árbitro: Pérez Lasa. Amonestó a Bigas, Loovens, Pereira, Sapunaru, Víctor y Movilla. Doble amarilla a Loovens (m. 13).

Iberostar Estadio. 12.000 espectadores.

Sumido como se halla en la depresión, ayer el Mallorca fue incapaz de superar el impacto anímico de fallar un penalti y, en la jugada siguiente, encajar un gol en contra. Los baleares exhibieron casi tanta descoordinación en ataque, con la infantil disputa entre Hemed y Víctor por el lanzamiento del penalti, como en defensa, con un mal rechace que facilitó el tanto de Postiga. El portugués, que continúa iluminado en este primer tercio del campeonato, resolvió con un buen quiebro ante Aouate.

Con diez hombres tras la expulsión de Loovens, el Zaragoza juntó líneas y quedó a la espera de la reacción local. En un gesto audaz, Caparrós retiró a un lateral como Ximo para dar carrete a Giovani Dos Santos. Y fue el mexicano, intermitente desde su llegada a la isla, quien acertó a desencallar, en la recta final, un partido que olía a desastre para los de Son Moix. Más allá del juego aéreo de Nunes, el grupo no demostró tener una idea de cómo asaltar la portería rival hasta que Giovani, desde su hábitat natural en la banda izquierda, envió un balón para el rabioso remate de Víctor. Suspiró aliviado Caparrós, que evitó la ruina ante un Zaragoza que dio una lección de seriedad.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información