Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Levante luce espíritu de nuevo

Los granota, Valencia, Getafe y Sevilla solventan sin apuros sus rondas y sacan billete a octavos

Michel celebra su gol al Melilla Ampliar foto
Michel celebra su gol al Melilla DIARIO AS

El espíritu de superación que el Levante luce en la Liga y en la competición europea, lo trasladó también a la Copa del Rey. El cuadro granota se repuso a dos lesiones (Pedro Ríos y Héctor Rodas) y a un gol del Melilla que le obligaba a marcar dos tantos más. Logró cuatro, lanzado por la entrada del delantero del filial, Roger, en la última media hora y sacó con solvencia el billete para los octavos de final en una noche sin sorpresas.

Tras el vapuleo en Málaga el pasado fin de semana, el Valencia quiso agradar y reivindicarse en Mestalla ante un meritorio Llagostera y Rami firmó el gol de la jornada con un lanzamiento desde 50 metros en la goleada local. Mientras, en Cornellà el Sevilla zarandeaba a un Espanyol aturdido y desorientado que espera a Javier Aguirre para hacerse cargo del banquillo. En el duelo más anodino de todos, el Getafe vivió de las rentas de la ida y ni siquiera superó ayer al Ponferradina en el Coliséum, que apenas contó con un millar de parroquianos.

Levante, 4-Melilla, 1. El lateral zurdo griego Nikos, ex del AEK, se estrenó como goleador en España al rematar un centro de falta de Míchel (m. 26). Empató Chota un minuto después, al cabecear en el segundo palo una prolongación desde el primero. Momento muy feliz para Chota ya a sus 37 años. El capitán del Melilla pidió perdón con una sonrisa a la afición granota, recordando su pasado levantinista. JIM dispuso de un once de suplentes, con algunas imágenes sorprendentes: Héctor Roda, el central con pocas horas de vuelo, era el que arengaba a los demás en el círculo motivador antes del inicio de la segunda parte. El Levante atacó sobre todo por la derecha y el centro de Míchel lo cabeceó Roger al primer palo, girando el cuello, siguiendo con su racha goleadora en el filial granota. La insistencia tuvo su premio en un golazo de Míchel en una falta lanzada desde la frontal, salvando la barrera e incrustándose por la escuadra (m. 76). El excanterano del Valencia, de 24, está cuajando un gran ejercicio. Iborra, de penalti, culminó la goleada.

Valencia, 3-Llagostera, 1. El central Rami sorprendió con un tirazo desde el centro del campo (m. 14). Le pegó plano, potente y a gol. Todavía estaba unos metros en terreno valencianista. El portero del Llagostera (Moragón) llegó tarde en el retroceso hacia su portería. En el cuadro de Pellegrino debutó Salva Ruiz, un lateral zurdo del filial a punto de marcar tras un magnífico pase de Jonathan Viera dentro del área. Causó muy buena impresión el estreno de Salva —rápido e incisivo— como en la ida también la había causado Gayà, otro lateral zurdo del filial. El centro de córner de Parejo lo cabeceó al primer palo Valdez (m. 56), que ya había marcado en Llagostera de parecida factura. Otro canterano, el zurdo Bernat redondeó la goleada (m. 78) tras un pase de Ever Banega. Apenas lo celebró, enfadado como está Bernat con los pocos minutos que le da Pellegrino. Ya al final, Nico marcó con la zurda, cruzado, el gol del honor del Llagostera.

Getafe, 0-Ponferradina, 0. El Getafe se medirá al Atlético en los octavos de final. No pasó casi nada en la primera parte. El resultado de la ida (0-4) resultó disuasorio para ambos equipos, que resguardaron fuerzas para la Liga. La mejor ocasión del Ponferradina vino de un centro de Iván Moreno que se tragó Codina, aunque fue desbaratado en el segundo palo por Hugo Fraile. El Ponferradina insistió en la reanudación con un disparo de Urko Vera tras pérdida en la salida del balón de Lacen. Otro tiro de Iván Moreno acabó en el palo tras el rechace de Colina. El Getafe fue muy tacaño con los pocos aficionados que se animaron a desafiar el frío.

Espanyol, 0-Sevilla, 3. Los síntomas de desorientación que padece desde hace tiempo el Espanyol se repitieron anoche en Cornellà-El Prat. Lo mismo da que se siente en el banquillo Mauricio Pochettino que Raúl Longhi, el interino a la espera de que Javier Aguirre tome mando en plaza. El Sevilla aprovechó otro partido calamitosos y de los blanquiazules. Con la apreciable ventaja de la ida (3-1) como renta, Rakitic, Navas y Perotti se dieron a la diversión y acabaron de sentenciar la eliminatoria en menos de media hora.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información