Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrer, cuatro veces maestro

El número cinco se clasifica para el torneo que reúne a los ocho mejores del curso, donde ya están Federer, Djokovic, Murray y Nadal

Si llega al partido decisivo, tendrá tres días para preparar la final de la Davis

Ferrer, en un partido de esta temporada.
Ferrer, en un partido de esta temporada. GETTY

Mientras los mejores tenistas del mundo desgastan las zapatillas y los pulmones por la lejana Asia, David Ferrer asciende en busca del aire puro de la cumbre del Montgó, en Xàbia. Allí, con la costa y el interior de Alicante a sus pies, el número cinco mundial disfruta de un año a la altura de los mejores: la inercia es tan positiva que aún sin jugar hoy se ha clasificado para la Copa de Maestros, que reunirá entre el 5 y el 12 de noviembre a los ocho mejores tenistas del año y para la que ya tenían billete Roger Federer, Novak Djokovic, Andy Murray y Rafael Nadal. Es la cuarta vez que el alicantino estará en tan prestigiosa cita, tercera consecutiva. El sello de un tenista regular como pocos.

“Estoy muy feliz, porque lograr esto es un gran éxito”, dijo el número cinco mundial, como mínimo cuartofinalista este año en todos los torneos del Grand Slam, algo que en el tenis español solo había conseguido hasta ahora Nadal. “Lograr esto siempre es una de las metas cuando comienza cada año. La atmósfera en ese estadio es increíble”, cerró el español, de 30 años, que alcanzó las semifinales en Roland Garros y el Abierto de Estados Unidos mientras celebraba cinco títulos, más que nunca en toda su carrera, y además en tres superficies distintas (cemento, hierba y tierra).

Tras la clasificación del alicantino, oficialmente quedan tres puestos para completar el torneo, más dos destinados a los reservas. Sin embargo, la improbable presencia de Nadal, aún convaleciente de una rotura parcial del tendón rotuliano en la rodilla izquierda, abre el abanico de posibilidades: Berdych, Del Potro, Tsonga, Tipsarevic y Almagro luchan por esas tres plazas que aún están libres. Esa pelea, sin embargo, no afecta solo a los tenistas. Tanto la federación española como la checa, en representación de las dos selecciones que competirán la final de la Copa Davis, observan con lupa el proceso y analizarán el torneo entre cábalas y cálculos a la carrera.

La final de la Copa de Maestros ha sido retrasada al lunes, con lo que será el 12 de noviembre. El día 16 arranca la final de la Copa Davis. Eso quiere decir que si un español o un checo disputa el partido decisivo del torneo que cierra el curso solo tendrá tres días para viajar a Praga, adaptarse a la velocísima pista que previsiblemente propondrán los checos, y preparar la batalla por la Ensaladera.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información