Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Esto es digno de la historia del Madrid”

Mourinho saca pecho y se felicita de que “los creadores de opinión hayan tenido que reescribir los titulares”

José Mourinho celebró el decisivo gol de Cristiano Ronaldo lanzándose de rodillas sobre el césped mojado de Chamartín. El mánager madridista estaba frenético. Dijo que, mientras se deslizaba, “veía ordenadores” y “veía titulares que se reescribían”. Los titulares de sus críticos. “Los creadores de opinión”, subrayó. Aquellos que le señalarían por presentar una alineación conservadora y dejarse puntos en una jornada crucial en un grupo de la Champions en el que se enfrenta al campeón inglés, al alemán y al holandés y que no le habría perdonado un fallo. El Madrid estuvo a punto de tropezar con Mourinho apostando fuerte con una formación subversiva. Pero Cristiano ahogó las angustias en el minuto 90 con un disparo demoledor. Y, mientras el Bernabéu gritaba jubiloso, el técnico se deslizó por la hierba pensando en lo afortunado que había sido.

“Habrían dicho que estaba loco”, se justificó; “que había metido a Varane por Ramos; que había dejado a todos los creativos fuera; que había hecho jugar a Khedira, Xabi y Essien en el medio; que Higuaín no tiene historial de goles en la Champions y que debía jugar de inicio Benzema; que Coentrão estaba más fresco que Marcelo porque no venía jugando el campeonato… ¡Sé todo lo que estaban preparando!”.

Seguramente, la imaginación de Mourinho supera a la de sus detractores. En lo que respecta al público, se quedó frío durante una hora, quizá porque, con Khedira como enganche, el equipo no fue capaz de aclarar ninguna jugada ofensiva y el partido resultó espeso. Cuando Mourinho se decidió por dar entrada a Benzema, Özil y Modric, el Madrid dio la sensación de poder aplastar al Manchester City y la cosa se animó hasta el clímax. En medio de esa emoción salió a la palestra Mourinho para hablar sobre lo que acababa de ocurrir. “Seguramente, la gente que ve el fútbol en todo el mundo habrá disfrutado más que yo”, dijo; “en lo que a mí respecta, estoy orgulloso por mi equipo más que por el resultado. Podemos perder partidos. El Madrid puede perder partidos luchando como animales como hemos hecho esta noche. Hoy, si perdemos, no pasa nada. Lo que no podemos hacer es perder como en Getafe o Sevilla”.

Habrían dicho que estaba loco. ¡Sé todo lo que estaban preparando!”

Mourinho, que eliminó a Ramos y Özil de la alineación inicial, debió referirse a ellos cuando rememoró su amarga noche en el Sánchez Pizjuán: “En Sevilla hubo jugadores que en 90 minutos no recuperaron un balón ni ganaron una pelota dividida. No ganamos como equipo un segundo balón. Pocos llegaron cansados al final del partido. Hoy ha sido exactamente lo contrario. He visto un equipo compacto, comprometido, que finalmente se ha impuesto a otro con una cultura más física, mucho más preparado para esta lucha. Hemos sufrido un gol y hemos continuado. Hemos sufrido un segundo gol y hemos continuado. Hemos empatado y hemos continuado. Esto es digno de la historia del Madrid”.

Ha sido difícil jugar mejor de lo que lo hemos hecho. Dimos un paso importante”

El mánager, que siempre que habla del mundo habla de sí mismo, hizo una reflexión. “Yo”, advirtió, “no he nacido madridista, pero tengo derecho a decir que el madridismo quiere este compromiso. ¿Quiere más calidad de juego? ¡Yo, también! Ya la tendremos. Pero ahora era difícil. La autoestima estaba baja. El entrenador había sido sido agresivo en su discurso. Hoy ha sido difícil jugar mejor de lo que lo hemos hecho. Ha sido una alegría de todos, sin excepción, recobrar el ADN del curso pasado y sumar los tres puntos. Hemos dado un paso importante para clasificarnos en un grupo duro. Jugamos el último partido en casa y dimos un paso importante”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información