Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al ritmo de Saviola

El Málaga desnuda al Levante (3-1) gracias a una brillante actuación del delantero argentino en un partido sin pausa

Saviola supera a Munúa tras recibir un buen pase de Isco. EFE

Un movimiento de piernas acelerado, una idea y una ejecución. Así se mueve Saviola. Con ese ritmo contagió al Málaga, compuesto esencialmente de Isco, Portillo y Joaquín, con quienes el argentino forma una sociedad prometedora. De su relación con el primero nació un gol, y una asistencia para el último volteó el marcador.

El Málaga construyó la victoria ante el Levante a partir del juego en corto. Un sentimiento que comparte el conjunto granota aunque de vez en cuando le sobresalgan las carencias. Por ejemplo, la incapacidad para rearmar su juego a partir de un despeje. Ni Gekas ni El Zhar consiguieron imponerse a la envergadura de Demichelis ni al marcaje de Weligton. Algo necesario cuando se dispone de poco tiempo para reorientar la balanza.

MÁLAGA, 3 - LEVANTE, 1

Málaga: Caballero; Sergio Sánchez, Demichelis, Weligton, Monreal; Camacho, Eliseu (Duda, m. 81); Joaquín (Recio, 74), Isco, Portillo; Saviola (Santa Cruz, m. 68). No utilizados: Kameni, Iturra, Juanmi y Jesús Gámez.

Levante: Munúa; Chris, Ballesteros, David Navarro, Juanfran; Míchel, Diop (Rubén, 75); El Zhar (Pedro Ríos, m. 62), Barkero (Pallardó, m. 65), Juanlu; Gekas. No utilizados: Navas, Rodas, Ángel y Pedro López.

Goles: 1-0. M. 27. Saviola. 1-1. M. 46. Míchel. 2-1. M. 58. Joaquín. 3-1. M. 93. Portillo.

Árbitro: Velasco Carballo. Amonestó a Chris, Ballesteros, Diop, Camacho, Caballero y expulsó por doble cartulina amarilla a Sergio Sánchez (m. 87).

Estadio: Unos 28.000 espectadores en La Rosaleda.

Se perdió además el conjunto de JIM en querer adelantarse a la jugada. Retrasado Barkero, el ataque granota fue lento y previsible, sobre todo porque los balones frontales no suponen un gran problema cuando se observan con los pies anclados al suelo. Más complicado resulta descifrar a jugadores como Isco, incapaz de repetir el mismo movimiento dos veces, porque solo así es capaz de darse la vuelta a sí mismo. Todo el juego del Málaga parte de las botas del medio internacional, que conjunta con las escapadas de Joaquín y ahora con la movilidad de Saviola. Revoltoso el argentino, se peleó con dos torres como Ballesteros y Navarro por bajo. Un escenario en el que cuenta con ventaja a pesar de estar a la sombra de la muralla.

Le bastó con un movimiento rápido para colarse entre ambos y recoger un pase medido de Isco que le dejó solo ante Múnua. Definió con el cuello erguido con la misma velocidad con la que le fluyen las ideas. Un gol que cambió el paso al Levante, atormentado porque ni la velocidad de sus jugadores parecía bastar para ocupar los espacios que generaba en defensa. Comprendida la necesidad de preservar su terrero el conjunto visitante arrancó la segunda mitad con la lección aprendida. Míchel se adentró en un pasillo interminable que culminó con un remate colocado desde fuera del área que se empotró en la red de Caballero.

Le tembló por unos instantes el pulso a un Málaga sosegado hasta entonces y se vino arriba el Levante consciente de que el mareo no duraría demasiado. Solo hasta que Saviola encontró a Joaquín dentro del área con un pase delicado para que este batiera a Munúa. Imperaba de nuevo el ritmo del argentino, inspirado, relajado, y a gusto con lo que escuchaba. Una frecuencia que no cambió a pesar de la expulsión de Sergio Sánchez a falta de cinco minutos y a la que se enganchó antes del final Portillo con un remate picado en el último compás de la tarde que remataba el concierto. Todo nació a partir del ritmo de Saviola.

Saviola ya suma 63 goles en la Liga

El argentino Javier Saviola, que marcó ayer un gol ante el Levante, suma 63 tantos en los 171 partidos que ha disputado en los cuatro equipos españoles en los que ha militado hasta ahora.

El delantero, uno de los refuerzos del equipo malagueño para esta temporada, vive su segunda etapa en la Liga tras jugar previamente en el Barcelona (2001-2004 y 2006-2007), Sevilla (2005-2006) y Real Madrid (2007-2009). Después emigró al campeonato portugués, al Benfica, en el que permaneció tres cursos (de 2009 a 2012). El Conejo no marcaba un gol en la Liga desde noviembre de 2008, cuando vestía la camiseta del Madrid y anotó en un duelo ante el Getafe en el Coliséum Alfonso Pérez.

Otro de los goleadores de ayer fue el centrocampista Joaquín Sánchez, que lleva cuarenta y nueve goles en doce temporadas en Primera División. Sus dianas se reparten con la camiseta del Betis, el Valencia y ahora con la del Málaga. Su campaña más productiva fue la 2002-2003, en la que rubricó nueve goles.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información