Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey de la Gran Manzana

Federer tumba 6-3, 6-2 y 6-4 al local Young en su primer partido y aspira a ser el primer hombre en ganar seis títulos en Nueva York

Victorias de Verdasco, Ramos y Granollers

Roger Federer durante el encuentro de este lunes.
Roger Federer durante el encuentro de este lunes. EFE

Bajo los focos que iluminan la noche neoyorquina aparece el suizo Roger Federer vestido de azul oscuro, con calcetines blancos y zapatillas negras. Sopla el viento. Vuela Federer: en solo 1h 34m minutos tumba 6-3, 6-2 y 6-4 al local Donald Young, un tenista que justo antes del Abierto de Estados Unidos rompió su racha de 16 derrotas consecutivas. El resultado permite que el número uno mundial mantenga vivo un pulso con la historia: si levanta un sexto título en Nueva York, se convertirá en el hombre que más veces ha celebrado la victoria en el Abierto de EEUU, resolviendo su empate de récord a cinco trofeos con los míticos Jimmy ‘Jimbo’ Connors y Pete ‘Pistol’ Sampras.

“Vivimos una época dorada del tenis”, dijo antes de competir Federer; “¿La mejor de todos los tiempos? ¿Porque coincidimos nosotros cuatro [por él, Novak Djokovic y Rafael Nadal]? Eso es difícil de decir”.

Federer, siempre respetuoso con el pasado, siempre consciente de la historia, sabe muy bien dónde está, qué busca, y qué hicieron los tenistas con los que le igualan sus récords. Nueva York siempre fue un torneo benévolo con sus campeones. Aquí, en 1991, con una raqueta fluorescente y 39 años, Connors, entonces el 174 del mundo, llegó hasta las semifinales levantando el puño, aprentado los dientes y haciéndose uno con esa grada que unos años antes no le había querido nada (“Puede que vosotros no me queráis a mí, pero yo os quiero a vosotros”). Aquí, en 2002, cuando nadie lo esperaba, Sampras celebró el título, su primer grande en más de dos años, y emprendió la retirada tras tumbar en la final a su archienemigo, su compatriota Andre Agassi.

A los 31 años, convertido en el único padre del top-10, Federer espera que el Abierto de Estados Unidos mantenga su larga tradición de dedicarles guiños a sus antiguos campeones. En Nueva York, allá por 2009, empezó lo que algunos se precipitaron en señalar como su decadencia: perdió una final que dominaba fácilmente contra el argentino Juan Martín del Potro. Ahora, ya en 2012, le espera al alemán Phau en la segunda ronda. El número uno ya sabe que Albert Ramos tumbó 6-7, 7-5, 6-4 y 6-0 al local Ginepri, que Fernando Verdasco venció 6-1, 6-2 y 6-4 al portugués Machado, y que los españoles se enfrentan en segunda ronda, lo que significa que el suizo se cruzaría con un tenista de la armada por un puesto en la cuarta ronda. Quizás sea un paso más en un trayecto más largo. Federer vuelve a Nueva York como candidato a todo: el rey de la Gran Manzana.

Primera ronda. Hombres. A. Murray (R. U.)-A. Bogomolov, 6-2, 6-4 y 6-1. M. Granollers-D. Kudla (EEUU),6-3, 4-6, 6-3 y 7-6. Mujeres. M. Sharapova (Rus)-M. Czink (Hung), 6-2 y 6-2. L. Hradecka (R. Ch.)-A. Medina, 6-3 y 6-3. L. Domínguez-S. Karatantcheva (Kaz), 6-4 y 6-1

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.