Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blake, acicate en la recta

No parece probable que Usain tenga muchas más oportunidades de batir sus récords de 100 y 200m

Bolt, durante la final de los 200m, ante Yohan Blake Ampliar foto
Bolt, durante la final de los 200m, ante Yohan Blake AFP

Bolt corrió 13 centésimas más lento que en su actual récord (19,32s con 0,3 de viento en contra) en el Mundial de Berlín en 2009. Igual que hizo en la final del 100 de Londres, una parte importante de esta desventaja la dejó antes de empezar a correr en forma de tributo para evitar cometer una salida nula. Salió con un tiempo de reacción de 0,180s, el peor de los seis primeros clasificados y 4,7 centésimas más lento que en su carrera de Berlín. A pesar de correr dos calles más hacia afuera (en la final de Londres lo hizo en la siete) incrementó en nueve centésimas su diferencia en el primer hectómetro respecto a Berlín. No obstante, el segundo hectómetro lo hizo más rápido gracias a los últimos 50m, en los que rebajó 21 centésimas el tiempo de 2009. A pesar de que a falta de seis metros para la meta giró la cabeza para mirar la posición de Blake, y asegurándose que venía por atrás, en los últimos tres metros preparó su particular pose de foto finish haciendo el gesto de silencio.

Salvo el último tramo de 50m, el resto fueron mejores en su récord de Berlín. Intercambiando ese tramo con el de Londres se obtiene un tiempo de 19,063s y si lo insertamos en su carrera del 200 en el Mundial de Daegu de 2011 obtenemos 19,18s. En ambos casos se ve que el jamaicano tiene aún posibilidades de mejorar su marca. Por otro lado Bolt dio como es habitual en él poco más de 79 pasos hasta cruzar la meta. Como siempre fue incrementando la amplitud desde el inicio de carrera hasta el final. En los últimos 50m, el promedio fue de 2,76m, lo que significa 2,57 veces la longitud de su extremidad inferior. Es brutal, pero aun así no tan diferente de la de Blake, que corrió el último parcial con una amplitud 2,54 veces la de sus extremidades inferiores. Su acicate Blake, que logró el mismo tiempo en el último parcial de Londres, al ser más bajo (1,80 frente a 1,95m) debe basar su carrera en una mayor frecuencia de pasos.

A pesar de la magia que envuelve todas las carreras de Bolt, no parece probable que pueda disfrutar de muchas más oportunidades en las que rebajar sus actuales récords en 100 y 200. Los análisis de sus carreras descubren posibilidades reales de mejora, pero el tiempo pasa y las oportunidades de correr en las mejores condiciones no serán muchas. El jamaicano aprovecha las cualidades de su excepcional físico, que le permite correr con amplitudes enormes de paso, mientras que corredores como Blake compensan su menor estatura con frecuencias de paso mayores. Es importante cribar todas las posibles formas posibles de correr para asegurarnos de haber llegado al límite del rendimiento humano en la distancia.

Xavier Aguado Jódar es biomecánico del deporte y catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.