Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Iba calladita, no me reconocían”

La regatista, con dos platas en cuatro Juegos, no descarta volver en los de Río 2016

Natàlia Via-Dufresne, en el podio de Barcelona. Ampliar foto
Natàlia Via-Dufresne, en el podio de Barcelona. Cordon

Natàlia Via-Dufresne (Barcelona, 1973) solo tenía 19 años cuando ganó la medalla de plata en la clase Europa en los Juegos de 1992. En los de Atenas 2004 se volvió a colgar la plata, esta vez en la 470 junto a Sandra Azón. En total, ha participado en cuatro citas olímpicas y, aunque no compite en la de Londres, escuchando su tesón y por la fuerza que transmite por teléfono, no resulta extraño aventurar que estará en la de Río de Janeiro 2016. La falta de patrocinadores ha provocado que vendiese su Beneteau 25. Ya no tiene barco, pero su vida sigue siendo el mar.

Pregunta. En Barcelona era una de las competidoras más jóvenes. ¿La mimaban mucho?

Respuesta. No. Antes de los Juegos, en vela, cada uno iba a lo suyo. Yo me entrenaba por mi lado. Luego, en la Villa, nos juntábamos más, aunque me relacionaba poco.

P. No parece muy tímida…

R. Tenía 19 años, conocía a pocos deportistas y nadie me reconocía. No era Calafat, Doreste... Iba calladita.

P. ¿La reconocen ahora?

R. No, no me paran por la calle. Como tengo un apellido raro, cuando voy, por ejemplo, al banco y lo ven, me dicen que les suena el nombre, que si tengo algo que ver con la vela…

P. ¿Continúa vinculada a ese mundo?

R. Sí, vivo de la vela. Trabajé organizando la Barcelona World Race. Compito y entreno a tripulaciones en vela de crucero. También he creado una empresa de coaching naútico.

P. ¿Le gustaría prepararse para otros Juegos?

R. No lo descarto. Si hubiese medios y el apoyo de la federación, lo haría. Me gusta mucho la nueva clase Match Race. No me importaría competir en ella. Pero la federación no apoya mucho en este tema.

P. ¿Hay pocas mujeres en la vela?

R. En las regatas oceánicas no hay muchas. Es verdad que es una navegación muy física, pero también se necesitan estrategas. Sigue siendo un mundo un poco machista. Yo viví esos prejuicios al quedarme fuera de una tripulación solo por ser chica. Hay temor a que una mujer mande en un entorno de hombres.

P. ¿Le están sorprendiendo los resultados de España?

R. Lo que está pasando es el resultado del escaso apoyo recibido, de la falta de recursos. El asunto del deporte en España es un politiqueo.

P. ¿Recuerda el día exacto que ganó la plata en Barcelona? ¿Lo celebra cada año?

R. Ni idea. Fue algo muy satisfactorio, pero no lo celebro. No se ha vuelto una obsesión porque he estado en tres Juegos más. No vivo en ese recuerdo.

P. ¿Dónde tiene la medalla que ganó en su ciudad?

R. En casa de mis padres, en el altillo. Incrustada en una litografía del mar que hizo una amiga de mi madre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información