Barcelona seguirá siendo ‘El Dorado’

Cuatro estudios consideran imposible que España alcance el récord de las 22 medallas de 1992, auguran 19 como máximo y anuncian que la selección no estará entre los diez mejores países | La crisis económica, factor clave para el futuro

El estadio Olímpico de Londres.
El estadio Olímpico de Londres.MARIANA SUAREZ (AFP)

“Intentaremos que nuestros deportistas hagan lo que hacen cada fin de semana, lo que nos permitiría sumar al menos entre 18 y 22 medallas”. Antes de salir hacia Londres, Alejandro Blanco, el presidente del Comité Olímpico Español (COE), fue el único dirigente que se atrevió a apostar por una cifra de medallas en los Juegos de 2012. No optó por el riesgo. Limitó su estimación a los márgenes que establecen los resultados de Pekín 2008 (18 medallas) y de Barcelona 1992 (22, con 13 oros, más que nunca). Los economistas, científicos y consultores fueron más comedidos. Cuatro estudios matemáticos distintos, elaborados con complicadas ecuaciones por un órgano del Gobierno (Consejo Superior de Deportes), un banco (Goldman Sachs), una universidad (Rey Juan Carlos) y una consultora (Conento), coinciden en que España no estará entre los diez mejores países y en ningún caso auguran que supere las 19 medallas.

“Llegar a las 18 medallas de Pekín ya sería un gran resultado”, argumenta Rosa Ortega, que ocupa la subdirección de Alta Competición del Consejo Superior de Deportes (CSD). “En una competición puede ocurrir de todo, y se pasa de un montón de medallas a un montón de diplomas olímpicos. Por eso es arriesgado dar números, porque luego una lesión, una caída en una carrera de obstáculos, cualquier factor incontrolable, lo altera todo”.

Llegar a las 18 de Pekín ya sería un gran resultado Rosa  Ortega, subdirectora de alta competición del CSD

El medallero, sin embargo, no se construye solo con una mezcla de sudor, talento y aleatoria suerte. La crisis también afecta a los resultados. En los últimos cuatro años, los olímpicos españoles y sus entrenadores se repartieron 51 millones de euros del plan ADO. “Y aunque esa inversión se ha mantenido”, dice Ortega; “las Federaciones lo han tenido más difícil, porque ha bajado el presupuesto del Consejo, y con ello sus subvenciones. A partir de Londres, las Federaciones no tendrán fácil hacer nada extraordinario”.

La cosecha de Barcelona 92

ORO (13): Fermín Cacho (1.500m). Daniel Plaza (20km marcha). José Manuel Moreno (Ciclismo en pista). Selección masculina de fútbol. Selección femenino de hockey hierba. Miriam Blasco (Judo, 56 kilos). Almudena Muñoz (Judo, 52 kilos). Martín López Zubero (200m espalda). Selección masculina de tiro con arco. Domingo Manrique y Luis Doreste (Vela, Dutchman). Francisco Sánchez y Jordi Joan (Vela, 470). Patricia Guerra y Theresa Zabell (Vela, 470). José María Van der Ploeg (Vela, Finn)

PLATA (7): Antonio Peñalver (Decatlón). Faustino Reyes (Boxeo). Carolina Pascual (Gimnasia). Selección masculina de waterpolo. Jordi Arrese (Tenis). Conchita Martínez y Arantxa Sánchez (dobles femeninos de tenis). Natalia Vía-Dufresne (Vela, Europa).

BRONCE (2): Javier García Chico (Salto de pértiga). Arantxa Sánchez (Tenis femenino)

“Uno de los factores que hemos tenido en cuenta”, coincide Davide Fabrizio, director de analítica de Conento, que augura 17 medallas para España; “es que habrá una pequeña bajada en los resultados por la crisis económica, que afecta más a España”.

A más dinero, más posibilidades de que los competidores se centren solo en sus entrenamientos. A más euros, mejores infraestructuras, entrenadores más formados. A más inversión, recuerdan los analistas de Goldman Sachs, mayores réditos: “Cuando creas un ambiente de trabajo de clase mundial, aumentas tus opciones de crear deportistas de clase mundial”.

Como los rigores de la recesión, también restan las bajas que ha sufrido la selección con respecto a Pekín 2008. No estarán en Londres Llaneras, Samuel Sánchez, Nadal o los regatistas Echavarri y Paz, que conquistaron el oro en China; faltará también Vivi Ruano, plata en las dos últimas citas; y no competirán valores seguros como Deferr y Mengual. España buscará sus alegrías en los deportes de equipo (el baloncesto, el fútbol, y el hockey masculinos, las dos selecciones de balonmano y tiro o el conjunto de sincronizada); los especialistas (la nadadora Mireia Belmonte; el palista David Cal, Gómez Noya en el triatlón, Natalia Rodríguez en los 1.500m, Maialen Chourraut en aguas bravas, Brigitte Yagüe en taekwondo, una escapada de Luis León Sánchez en ciclismo…); los caladeros que casi nunca han fallado (la vela, el tenis, el piragüismo…); y las sorpresas: “Lydia Valentín en halterofilia, Maider Unda en lucha, y, arriesgando, Carolina Marín en bádminton”, dice Ortega.

Pese a todo, según el estudio de la Rey Juan Carlos, de las 948 medallas a repartir entre 39 disciplinas, España solo conquistará 15 en diez deportes distintos. En consecuencia, Barcelona 1992, el verano de aquellas 22 medallas, quedaría muy lejos en Londres, inalcanzable y mítico El Dorado. Es una cuestión estadística: según Goldman Sachs, que le da 19 metales a España en 2012, todos los países organizadores aumentaron un 54% su número de medallas cuando lograron la sede de los Juegos.

Un aumento de cuatro décimas en el PIB británico

Mientras Madrid mantiene su apuesta por organizar los Juegos Olímpicos de 2020 en un contexto económico deprimente, de la crisis a la recesión y cuesta abajo, el departamento de análisis de Goldman Sachs considera que la cita olímpica supondrá para el Reino Unido un salto de entre tres y cuatro décimas en su Producto Interior Bruto cuatrimestral. Así, la economía británica no se beneficiaría solo de las inversiones realizadas para construir todas las infraestructuras de los Juegos, con los consiguientes empleos generados, sino también del aumento de las tasas de ocupación de hoteles, restaurantes etc…, por las visitas recibidas. De la misma manera, y al igual que ocurrió con Pekín y Barcelona, los Juegos sirven para activar zonas abandonas de la ciudad e instalar su nombre en el imaginario colectivo universal, atrayendo visitantes durante los decenios siguientes.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS