Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La ACB lleva meses maquinando para hacer una Liga de 16 equipos”

El presidente del Valladolid, que reconoce una deuda de 189.000 euros, acusa a la asociación de baloncesto de ceder a las pretensiones de los grandes clubes

Uriz, del Valladolid, trata de parar a Granger, del Estudiantes. Ampliar foto
Uriz, del Valladolid, trata de parar a Granger, del Estudiantes. EFE

“La ACB lleva meses maquinando su actuación contra el Blancos de Rueda con el fin de hacer una Liga de 16 equipos que llevan años solicitando los clubes que disputan competición europea”. El presidente del Valladolid, José Luis Mayordomo, acusó así el martes por la mañana a la asociación de baloncesto después de que expulsara al club de la ACB e impidiera que pueda competir en la Liga Endesa la próxima temporada. Hasta ahora el campeonato contaba con 18 equipos.

El club pucelano confirmó que no pudo tramitar la inscripción para la competición liguera por “el incumplimiento de la devolución del fondo de garantía salarial”. Es decir, que durante la temporada pasada el Valladolid no pudo abonar los salarios de varios jugadores, por lo que para afrontar los impagos se recurrió al fondo de la ACB. Ahora, deben devolver el dinero prestado -189.000 euros, como confirmó el propio club-, pero no pueden. Por eso, dicen, la ACB les ha expulsado.

La ACB, en cualquier caso, ha concedido una prórroga de 10 días al Valladolid –lo mínimo que marcan los estatutos- para que pueda abonar el dinero, aunque desde el Blancos de Rueda tienen sus dudas. Mayordomo dijo que aunque pagaran la cantidad adeudada “no inscribirían al Valladolid en la ACB”. Su incertidumbre viene dada por la desconfianza. “El director general de la ACB, Albert Agustí, nos tranquilizó ante la deuda y nos dijo que no pasaba nada, pero días después nos comunicó que el club quedaba fuera de la ACB”, explicó Mayordomo. Y añadió que otros cinco clubes han recurrido al fondo de garantía, y que “no se les ha obligado al pago antes de la asamblea [de hoy] como a nosotros, todos debiendo más dinero que el Valladolid, como así me ha reconocido el propio Agustí”. El presidente acusó a la ACB de tenerlo todo “perfectamente hilado y programado, como si siguieran un manual”.

La ACB ha dado 10 días al Valladolid para que salde su deuda

“Muchos equipos hacen uso de ese fondo y lo subsanan a lo largo de la temporada, pero al Valladolid no se le ha dejado”, explicó el lunes el club por teléfono. Es más, cada año la ACB otorga a los clubes una cantidad de dinero que varía en función de los beneficios obtenidos durante el año por los derechos de televisión y otros ingresos. El Valladolid calcula que la cantidad que le correspondería ahora es de unos “300.000 euros”. Por lo que, según dicen, podrían subsanar la deuda y hasta cobrar los 111.000 restantes. Ahora el club morado se pondrá manos a la obra. Por un lado, si se mantiene la decisión, quiere recuperar los dos millones de euros que ya ha pagado por jugar en la ACB –aval exigido por la competición-. Según dijo David Yustos, director general del Valladolid anoche en El Larguero, la ACB no quiere devolver ese importe porque el club, cuando fue invitado a participar en la Liga Endesa después de las renuncias de Canarias y Menorca por problemas económicos, aceptó el pago y ahora que no pueden afrontar el total de la deuda, no se lo quieren devolver.

El Valladolid bajará de categoría y jugará la LEB Oro si la ACB no da marcha atrás en su decisión. Pero antes de inscribirse en la segunda competición nacional, el club quiere que se le garantice que sus derechos deportivos se mantengan. Es decir, que no sea excluyente estar inscrito en la LEB Oro y seguir peleando por estar en la ACB. Esa pelea puede pasar por impugnar la Asamblea General ACB donde se decide el calendario, tomar medidas penales o, incluso, pedir la suspensión cautelar de la Liga. La temporada pasada el club vallisoletano ya consiguió retrasar el arranque de la competición hasta que se resolvió un conflicto de competencias por los pases internacionales de varios de sus jugadores.

El alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva (PP), ha apoyado al club de su ciudad y ha calificado de “fechoría” la decisión de la ACB. El Ayuntamiento es el máximo accionista del club, pero aún no han dicho si van a aportar la cantidad necesaria para que el club salde la deuda.

El club vallisoletano asegura que hay cuatro o cinco clubes en su misma situación económica

El descenso se ha transformado en todo un culebrón. El Valladolid terminó la temporada pasada como colista del campeonato, por lo que debería bajar de categoría junto con el Estudiantes, penúltimo. Pero el líder de la Adecco Oro, el Canarias, no pudo afrontar el pago de los cinco millones de euros necesarios para el ascenso, y el Menorca, que se ganó el derecho a subir en los playoff, anunció su disolución por problemas económicos. Por esa razón, tanto el Valladolid como el equipo del Ramiro podían permanecer un año más en primera. Hasta hoy.

La permanencia del Estudiantes no peligra. Pero sí la plaza del Lucentum Alicante. El equipo levantino ha puesto en venta el derecho que se ganó en el parquet de jugar un año más en la máxima categoría. Pero si no logra subsanar sus deudas –se encuentra en concurso de acreedores desde finales del año pasado-, el Canarias podría comprar su plaza y ahorrarse más de dos millones de euros. A no ser que la ACB diga lo contrario: si es este organismo el que adquiere el derecho del Alicante, la plaza quedaría vacante y la Liga Endesa se reduciría a 16 equipos. Esta decisión coincidiría con el hecho de que la próxima campaña, los clubes que disputan la Euroliga (Real Madrid, Barcelona, Caja Laboral y Unicaja) tendrán que afrontar más partidos si avanzan en la competición debido al cambio de formato, que incluye un playoff previo a la Final Four.