Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No sabía que marqué el primer gol de España”

El 28 de junio de 1959, Luis Suárez anotó a Polonia el tanto inaugural español en una Eurocopa, un campeonato que nacía

España, en su primera Eurocopa - En el partido de vuelta disputado en el Bernabéu (3-0), España formó, de izquierda a derecha y de pie: Ramallets, Olivella, Garay, Gracia, Segarra, Gensana. Agachados: Tejada, Kubala, Di Stéfano, Luis Suárez y Gento. Ampliar foto
España, en su primera Eurocopa - En el partido de vuelta disputado en el Bernabéu (3-0), España formó, de izquierda a derecha y de pie: Ramallets, Olivella, Garay, Gracia, Segarra, Gensana. Agachados: Tejada, Kubala, Di Stéfano, Luis Suárez y Gento.

“Me acaba de dar usted una noticia. No era consciente de que había marcado el primer gol de España en una Eurocopa”, dice sorprendido Luis Suárez (A Coruña, 1935). El 28 de junio de 1959, la selección española atravesó por primera vez el telón de acero para disputar en Polonia (2-4) el partido de ida de los octavos de final del primer campeonato de Europa de naciones, ideado por el francés Henry Delanuy, que también dio nombre al trofeo que se le entregaba al ganador. “Cuando viajamos a Polonia no éramos conscientes de la dimensión ni de la importancia que posteriormente ha adquirido el torneo. Te empiezas a dar cuenta de la magnitud del evento cuando ves el nivel de juego que hay y cuando luego, los medios, también juegan su función para engrandecerlo”, rememora el hasta ahora único balón de Oro español.

No éramos conscientes de la dimensión que podía adquirir el torneo"

Con el éxito de la Copa de Europa clubes ya consolidado, la UEFA se decidió a organizar un torneo continental de selecciones. En aquella primera edición participaron 17 selecciones. Alemania, Italia, Inglaterra y Escocia fueron las grandes ausencias entre las potencias futbolísticas del momento. Cuando se iniciaron las eliminatorias —Rusia y Hungría disputaron una previa para dejar el cuadro en 16 competidores— ni se sabía la sede que acogería las semifinales y la final de la competición. Francia fue la elegida una vez que se supieron los cuatro semifinalistas, la Unión Soviética, ganadora final, Yugoslavia, Checoslovaquia y la propia Francia. Hasta 1980, en Italia, la Eurocopa no se disputó con una sede fija y con las selecciones divididas en grupos, como en la actualidad.

España, pese a que el gobierno de Franco se opuso oficialmente a la participación porque estaban inscritos países del bloque comunista, disputó esa primera ronda de la Eurocopa y viajó a Chorzow, donde la aguardaba un estadio de 110.000 espectadores: “Polonia era un país del Este, pero no era como Rusia. Lo que más recuerdo de aquel viaje es que asistimos a una misa en silencio, con mucho respeto, la iglesia estaba llena, fue preciosa. No es como aquí, que unos hablan con otros, allí guardaba todo el mundo el silencio. Luego, en el estadio, no encontramos un ambiente hostil pese a las diferencias políticas. Jugamos un buen partido y los polacos nos lo reconocieron con aplausos”.

Fuera de los Mundiales de Suiza 54 y Suiza 58, la Federación Española de Fútbol le hizo ver al régimen que aquella Eurocopa que se ponía en marcha podría ser una competición que confirmara el poderío que los clubes españoles, Real Madrid y Barcelona principalmente, esgrimían en Europa.

Luis Suárez, en su época de futbolista del Barcelona. ampliar foto
Luis Suárez, en su época de futbolista del Barcelona.

Balón de Oro

- Luis Suárez es el único jugador nacido en españa que ha ganado el Balón de Oro. Lo conquistó en 1960.

- El Arquitecto, como le llamaba Di Stéfano, fue el primer jugador en ganar en una misma temporada, la 63-64, la Copa de Europa (Inter de Milán) y la Eurocopa con la selección.

Suárez fue el cerebro de aquella selección que se alineó en Polonia compuesta por siete jugadores del Barcelona (Ramallets, Olivella, Gracia, Segarra, Gensana, Tejada y el propio Suárez), uno del Athletic (Garay) más los tres madridistas, Mateos, Gento y Di Stéfano. Helenio Herrera, que había ganado la Liga y la Copa con el Barcelona, se había hecho cargo de la selección con carácter de urgencia a pocos días del enfrentamiento con Polonia. Había dudas de cómo se integrarían los tres madridistas en el bloque azulgrana. “Hice dos goles y Alfredo [Di Stéfano] otros dos. Cuando juegas con jugadores de esa inteligencia futbolística como era Di Stéfano es muy fácil integrarte y conjuntarte. Te estaban esperando porque ya sabían lo que ibas a hacer”, explica. De hecho, aquel primer gol a Polonia que igualaba el marcador (1-1) fue un pase atrás de Gento. España también se impuso en el partido de vuelta (3-0). Pero en la siguiente ronda de cuartos de final, el cruce con la URSS sí fue abortado por el régimen franquista, que se opuso al desplazamiento a Moscú.

Luis Suárez aprecia en la técnica el cordón umbilical que unen aquellos tiempos con la actual generación de futbolistas españoles, aunque asegura que el estilo era distinto: “Hay un nexo de unión con la técnica individual que teníamos nosotros y la que puedan tener Xavi, Iniesta, Silva... pero nuestro fútbol era más directo, con mucha velocidad por los extremos que teníamos como Gento o Collar. Era técnica en velocidad. En aquellos tiempos, si dabas un pase atrás el público se enfadaba y te silbaban”.

La movilidad por delante del balón también es un rasgo que Suárez liga con el actual juego de España: “Antes claro que tenías que moverte, eso ha existido siempre. Había marcajes individuales y si no te movías no la tocabas. El pase no lo marca el que tiene el balón, que debe tener visión de juego y técnica, sino los que están por delante. Xavi necesita movilidad por delante como yo la necesitaba y nuestros extremos iban como balas al hueco”.

En aquel primer viaje tras el telón de acero fuimos a misa y fue preciosa”

Residente en Italia desde que firmó por el Inter de Milán en 1960, Suárez aprecia un cambio estilístico con Prandelli, pero avisa de lo que sucederá si esa renovación no sale bien: “Es un entrenador al que le gusta más alinear a jugadores de técnica que con músculo. Si va bien, no habrá problemas; pero si pierde tendrá que aguantar el chaparrón”.

Sobre los problemas que atraviesa la selección azzurra por el escándalo de las apuestas, Suárez no cree que afecten al rendimiento en la Eurocopa: “Contra Rusia jugaron muy mal, pero Italia no va a ser lo que se ha visto en los amistosos. Es como Alemania, al final van a estar ahí. La defensa no es tan mala como se dice”. Entre los italianos, Suárez tiene una debilidad, el centrocampista Pirlo: “Tienen un medio del campo muy fuerte en el que Pirlo es el que organiza y marca los tiempos. Si el centro del campo es la cocina de un equipo, Pirlo es un gran chef, de los mejores. Nosotros lo fichamos para el Inter del Brescia, era mediapunta, le vendimos en una operación extraña, fue una mala venta. Ancelotti en el Milan le encontró esa posición de mediocentro y ahí sigue, ha sido muy importante en el título de la Juve”. La delantera es la posición que más dudas le ofrece. “Cassano y Balotelli son habilidosos, pero son muy irregulares. La lesión de Rossi le ha roto los planes en ataque a Prandelli”, concluye.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.