Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La metamorfosis de Javi Martínez

Bielsa ha retrasado al medio para tener un central con salida limpia del balón

Javi Martínez, entrenando con la selección española de fútbol en Innsbruck en 2010. Ampliar foto
Javi Martínez, entrenando con la selección española de fútbol en Innsbruck en 2010.

Quizás a Javi Martínez (Ayegui, Navarra; 1988) nunca nadie le dijo que podía ser un defensa central. O quizás sí. Como era un chico alto y ya desde chico despuntaba por su poderío físico, quizás alguien pensó que allí había un central de los de antes, de los de toda la vida, porque él no se arrugaba y además le pegaba al balón con rabia. Pero lo cierto es que vistas sus condiciones físicas, todos en Pamplona apostaron por el centrocampista imperioso, implacable, con capacidad de gol y la envergadura de un titán antes que adivinar que igual aquella caja de música, por muy rockera que fuese, escondía más acordes.

Fue Luis Milla, el seleccionador de la Sub 21 que ganó el campeonato de Europa, el que retrasó su posición del mediocentro adelantado al 4 clásico, al que gobierna el equipo entre los centrales y los centrocampistas. Bielsa lo tuvo claro desde el principio en esta temporada: Javi Martínez era el central que necesita porque tenía experiencia, envergadura, contundencia y sobre todo salida del balón, tranquilidad, pase y repase. Y el envite salió vencedor.

Del Bosque es de la misma opinión. Ha convocado a Javi Martínez como central que en cualquier momento puede apuntalar el centro del campo o convertirse en un llegador mortal de necesidad. En el Mundial de Sudáfrica, la apuesta fue al revés: era un centrocampista que podía jugar de central y, por lo tanto, dar tranquilidad y sosiego a los partidos o actuar de revulsivo para trastocar cualquier plan cuando las urgencias apretaban.

Al seleccionador siempre le ha gustado el dos en uno y Javi Martínez para eso es el ejemplo ideal

Del Bosque ha apostado por el Javi Martínez de Bielsa, el sosegado, el que juega con su cuerpo para proteger el fútbol, en lugar del centrocampista que usa su carcasa para imponer su potencia. Pero nada es para siempre. Al seleccionador siempre le ha gustado el dos en uno y Javi Martínez para eso es el ejemplo ideal. Algo así como La yenka [grupo musical de los 60 y 70] de la selección: dos pasos adelante, dos atrás. Las dos cosas le gustan a Javi Martínez.

La opinión de Andoni Goikoetxea

Era un mediocentro al que Bielsa ha reconvertido a central para sacar el balón jugado”.

“Aunque haya jugado como central, sigue teniendo el alma de centrocampista con una llegada impresionante”.

“Lo mejor de Javi Martínez es que hace fácil lo difícil, que tiene visión de juego y casi nunca rifa el balón”.

Más información