Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poco juego para tanto gol

España golea a Corea del Sur con tantos de Torres, Alonso, Cazorla y Negredo

Fernando Torres controla el balón.
Fernando Torres controla el balón. AFP

España derrotó ayer a Corea del Sur en un partido amistoso que tuvo más goles que fútbol y que sirvió para cerrar la primera fase de preparación para la Eurocopa. En un ambiente desangelado —en el Stade de Suisse, de Berna, con capacidad para 38.000 espectadores, apenas 10.000 personas se pasaron por las taquillas—, la selección de Vicente del Bosque solucionó el trámite en el segundo tiempo después de cerrar la primera parte con tablas.

Robó Xabi Alonso el balón, casi en el balcón del área, y tiró desde la frontal. Iban siete minutos y España estaba en disposición de sitiar la portería de Sung-ryon. Dos saques de esquina consecutivos sirvieron de prólogo al primer gol de la noche: centró Beñat y la peinó sutilmente Torres a la escuadra. Un golazo que, por llegar tan pronto, parecía matar el encuentro. Iban 10 minutos y la ventaja debía bastar al campeón mundial y europeo para manejar el partido a su antojo. No fue así. El adversario dio respuesta.

ESPAÑA, 4 - COREA DEL SUR, 1

España: Reina (Casillas, m. 80); Arbeloa, Albiol, Sergio Ramos (Domínguez, m. 56), Monreal; Cazorla (Adrián, m. 56), Xabi Alonso (Bruno, m. 64), Beñat, Silva, Mata (Soldado, m. 58); y Torres (Negredo, m. 56).

Corea del Sur: Jin-hyeon; Hyo-jin, Do-heon (Beom-seok, m. 80), Jung-soo, Joo-ho; Yong-hyung, Ja-cheol (Jae-sung, m. 75), Tae-hee (Chi-woo, m. 62), Ki-hun (Bo-kyung, m. 46); Heung-min (Hyun-Beom, m. 56) y Dong-wong (Dong-gook, m. 57).

Goles: 1-0. M. 12. Torres. 1-1. M. 43. Do-heon. 2-1. M. 52. Xabi Alonso, de penalti. 3-1. M. 55. Cazorla, de falta. 4-1. M. 79. Negredo.

Árbitro: Alain Bieri (Suiza).

Unos 10.000 espectadores en el Stade de Suisse.

Sabía Del Bosque que los surcoreanos corren mucho, seguramente demasiado. Las prisas no son buenas en el futbol. Pero se le atrancó a España tanto dinamismo; un rival menor, pero honrado, que no da para mucho, pero se apaña con cuatro cositas: son rápidos, tácticamente muy disciplinados y constantes. Corea del Sur es bienintencionada y se esfuerza. El equipo de Kang-hee buscó insistentemente la banda que tapaba Arbeloa, la derecha, para que entrara Ki-hun, un buen pasador. Al lateral del Madrid le salvó la disposición de su compañero Albiol, poderoso. Pero no en todas. Antes del descanso marcó Do-heon.

Corea del Sur ya complicó las cosas a España hace dos años, cuando se enfrentaron en Innsbruck camino de la Copa del Mundo de Sudáfrica. Aquel día, el partido languidecía con empate a cero cuando marcó Navas. Ayer se empeñó en repetir el tema. Los surcoreanos le quitaron la pelota, España se partió y Alonso y Beñat quedaron en tierra de nadie. A Silva, Mata y Cazorla, que se movieron indistintamente a la espalda de Torres, les faltó intensidad defensiva. Así que la zaga, con Arbeloa, Albiol, Ramos y Monreal, no se sintió cómoda tapando a Reina, que cumplió sus bodas de plata con la selección, 25 partidos con La Roja, en tierra de osos y encajó un gol al final del primer periodo. Otra jugada por la banda de Arbeloa, un despeje en corto de Beñat y un trallazo del centrocampista surcoreano Do-heon cerró la mitad inicial con un empate.

Apenas 10.000 espectadores pasaron por la taquilla del Stade de Suisse para ver jugar al campeón del mundo

No cambió las piezas Del Bosque, pero encontraron soluciones los jugadores. Así que la película varió de ritmo en el segundo tiempo. Subió Monreal y se quedó atrás Arbeloa. Con eso y con los tres mediapuntas un poco mas juntos, España sentenció en el arranque del segundo periodo. Aunque faltó toque y más que profundidad, hubo precipitación a la espalda de Torres, que demostró estar metido en faena, España, que siempre pareció incómoda, llegó a ramalazos, sin continuidad, antes por acciones personales que por combinaciones. Le bastó.

Hubo precipitación a la espalda de Torres, metido en faena

Un golpe de fortuna —un remate de Monreal se estrelló en el brazo de un surcoreano— permitió a Xabi Alonso transformar el consiguiente penalti. Iban seis minutos de la segunda parte y de nuevo el partido lo tenía España en su plato. Unos pocos minutos después, una jugada calcada de Monreal, que hizo un buen partido, terminó en falta en la frontal del área. La ejecutó Cazorla siguiendo el ejemplo de Beñat en el último duelo sevillano: tocadita por debajo de la barrera. Y fue gol, el tercero para un partido sin fondo. Con el encuentro sentenciado, Del Bosque premió a Domínguez, Adrián y Soldado con minutos y mandó a Negredo a jugar con el valencianista en punta. El sevillista aprovechó una de las tres ocasiones que tuvo para firmar el cuarto gol. Del Bosque también sustituyó al final a Reina por Casillas, que en diez minutos logró el entorchado de 130 partidos y 95 victorias, un récord mundial.

Más información