Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorbek y Mickeal atropellan al Valencia

El Barcelona desarbola a un rival absolutamente fuera de onda (84-57)

Pete Mickeal machaca el aro del Valencia
Pete Mickeal machaca el aro del Valencia EFE

Al Valencia le pilló a contrapelo el acontecimiento, su primera aparición en unas semifinales de la Liga Endesa desde 2003. Al Barcelona Regal, desde que la pifió en la Final a Cuatro de la Euroliga, se le observa absolutamente decidido a funcionar al máximo de revoluciones, cuente o no con Navarro, todavía renqueante de su lesión, esté delante el Lucentum o el Valencia, pase lo que pase en la cancha. De manera que en el Palau se cruzó un portaviones con una chalupa, que a eso se redujo el equipo de Perasovic, muy perjudicado porque solo dos días antes tuvo que batirse el cobre ante el corajudo Lagun Aro, mientras que el Barcelona ya había resuelto el domingo su compromiso ante el Lucentum.

El 0-6 con el que empezó el partido, el intimidador arranque de Faverani, el pívot brasileño de 23 años, fueron un espejismo. Lorbek, tras el paréntesis de la Final a Cuatro, vuelve a ser Lorbek. Desequilibrante, certero, capaz de asumir el liderazgo en ataque en ausencia de Navarro, el pívot esloveno fue el primero en evidenciar la enorme desigualdad. Le siguió Mickeal con un par de triples. Y a partir de ahí, empezó un festival del Barcelona.

Perasovic se retorció de estupor e impotencia en el banquillo. No veía manera de frenar la sangría. El Valencia era inferior en todo, en rebotes, en pérdidas de balón, en intensidad —ganando de paliza fueron Ndong y Vázquez los que tuvieron más problemas de faltas—, en ritmo de juego, en juego de equipo y asistencias, en todo.

La tremenda diferencia que pusieron Lorbek, Mickeal, Wallace y Ndong ya había hecho agujero antes del descanso (45-26). No levantó el pie el Barcelona. Y el Valencia tampoco encontró forma humana de detener el aluvión. De Colo, uno de sus mejores hombres, no anotó su primera canasta hasta bien entrado el último cuarto. Jugadores titulares como Caner-Medley o Claver apenas se dejaron ver y cuando lo hicieron fue para fallar bastante más de lo que acertaron. La brecha llegó a ser de 31 puntos (79-48). El Valencia falló en casi todo, bajo mínimos sus porcentajes en triples (23%) y hasta en tiros libres (50%). Las semifinales se juegan al mejor de cinco partidos; el primero computa, en definitiva como un 1-0, aunque la forma en que se desarrolló el juego puede suponer un duro golpe para el equipo valenciano, algo más que una derrota.

Barcelona, 84 - Valencia, 57

Barcelona Regal: Marcelinho (6), Eidson (2), Mickeal (14), Lorbek (15), Ndong (14) —equipo inicial—; Sada (6), Navarro (2), Vázquez (8), Wallace (9), Ingles (9) y Rabaseda (0).

Valencia: Markovic (6), Dean (0), Claver (6), Caner-Medley (7), Faverani (19) —equipo inicial—; Newley (13), Ogilvy (1), Rafa Martínez (0), Pietrus (0), De Colo (5) y San Miguel (0).

Árbitros: De la Maza, Conde y Peruga.

Parciales: 23-10, 26-22, 19-12 y 16-13.

Palau Blaugrana. 4.485 espectadores. El segundo partido, el domingo a las 12.00 también en Barcelona.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.