Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruleta rusa en Vallecas

200 personas se 'cuelan' en el entrenamiento a puerta cerrada para apoyar al Rayo, que se juega la permanencia con el Granada ● Sporting, Villarreal y Zaragoza, los otros implicados en la lucha por el descenso

Joel, portero del Rayo, tras encajar un gol. Ampliar foto
Joel, portero del Rayo, tras encajar un gol. EL PAÍS

Dos maneras de asomarse al precipicio. Dos angustias enfrentadas. Dos recién ascendidos que fueron cabeza de ratón y que ahora se pelean por agarrarse a la cola del león. Dos equipos modestos que en 90 minutos se juegan el trabajo de nueve meses y una bola extra en la élite. Rayo y Granada se batirán el cobre mañana para escapar de la Segunda División a expensas de las sucesivas carambolas que depare la jornada. “Es nuestra final de la Champions”, resumió el técnico rayista, José Ramón Sandoval. Así lo ha entendido la afición, que, a base de cánticos, se ha ganado el derecho de presenciar los primeros 15 minutos de un entrenamiento previsto en su totalidad a puerta cerrada en el Estadio de Vallecas. Pero esos 200 seguidores, pertinaces en su deseo de animar, pudieron acceder esta mañana a uno de los fondos para expresar el apoyo a su equipo, que apuraba su preparación del duelo ante el Granada con un partidillo a medio campo.

Las cuentas del descenso

Sporting:

Solo se salva si gana y Zaragoza y Rayo pierden.

Zaragoza:

La victoria le salva y el empate también si el Rayo pierde en Vallecas con el Granada o el Atlético gana al Villarreal.

Rayo Vallecano:

Si gana se salva. En caso de empate, bajaría si el Zaragoza gana o empata.

Villarreal:

Necesita un empate para asegurarse la salvación. Si pierde, tendrá que esperar a que Zaragoza o Rayo no ganen. Con los mismos puntos que el Zaragoza, se salvan los maños. Con los mismos que Rayo o Granada se salvaría el Villarreal.

Granada:

Si gana se salva. En caso de empate, el Granada se queda en Primera y el Rayo bajaría si el Zaragoza gana o empata.

El terreno de juego más pequeño reunirá la mayor cantidad de angustia de la última jornada. La irremediable. Los 100 x 65 metros del vetusto estadio de Vallecas serán el escenario del único duelo directo por huir de la quema. Un juicio final al que ambos equipos han llegado por caminos distintos. El conjunto vallecano ha vivido en una montaña rusa; el granadino entregado al funambulismo. Los de Sandoval fueron una de las sorpresas del campeonato. Solo en seis jornadas han estado por debajo del 15º puesto, nunca pisaron las arenas movedizas del descenso y durante 22 de las 37 jornadas disputadas vivieron con desahogo y optimismo entre el 8º y el 12º puesto de la tabla. Los de Abel Resino han sido asiduos al alambre. Durante 25 jornadas permanecieron entre el puesto 15 y el 17 y en 10 fines de semana durmieron en el sótano que envía a Segunda. Solo en la 15ª jornada, tras ganar 1-0 al Zaragoza, alcanzaron el 12º puesto y en la 17ª fueron 13º tras vencer 2-1 al Levante como momentos más lustrosos.

Los dos equipos fueron confeccionados para evitar el descenso, pero mientras el Granada ha coqueteado con el peligro y se ha familiarizado con la congoja, el Rayo se ha encontrado con el coco de sopetón. Algo se fundió en Vallecas hace poco más de un mes. Con solo tres victorias en los últimos 14 partidos y tras seis derrotas consecutivas (con un pésimo balance de 20 goles en contra y tan solo cuatro a favor) el conjunto franjirrojo se ha quedado al borde del foso. 17º, igualado a puntos con el Zaragoza y obligado a ganar al Granada, cuando hace apenas nueve jornadas acumulaba un colchón de 15 puntos sobre el conjunto maño que marca ahora la línea roja. “Lo importante es que hemos recuperado a jugadores lesionados y el grupo se ha reforzado anímicamente. Los últimos entrenamientos han variado mucho en intensidad y a la hora de creer en nuestras posibilidades”, explica Sandoval, que volverá a contar con Javi Fuego y que apela al factor campo mientras gestiona la ansiedad de los suyos por el sofocón sobrevenido. “Con nuestra gente podemos conseguir lo que nos propongamos, tenemos que marcar el ritmo desde el inicio y mantener la intensidad hasta el final. No tenemos que relajarnos ni tampoco querer meter el segundo gol antes que el primero”. El partido ha sido declarado de alto riesgo, pero nadie quiere perderse el drama. Las 14.708 entradas volaron de las taquillas y el lleno está asegurado.

En cuestión de probabilidades de bajar, el Sporting acumula un 97%, el Zaragoza un 66%, el Rayo un 23%, el Granada un 11% y el Villarreal un 4%.

“Se pasa muy mal esperando que llegue el partido. No he parado de pensar en él. Es increíble que el Rayito pueda estar en esta situación tal y como ha discurrido la temporada. Después del partido ganado a Osasuna (6-0, jornada 32) parecía que la salvación estaba hecha, pero el equipo, por bajas o por relajación, entró en una dinámica mala que nos ha llevado hasta aquí. Tenemos que jugar con cabeza y no salir a lo loco”, analiza Piti. “Nos vale el empate, pero saldremos a por ellos” responde Íñigo López, central del Granada. “A estas alturas las fuerzas están justas y no hay mucho que entrenar. Sabemos cómo juegan ellos y ellos saben cómo jugamos nosotros. Puede ser un partido similar al de Elche (donde el Granada ascendió a Primera la pasada temporada tras empatar a un gol). Allí salimos valientes, sabemos cómo hacerlo y vamos a dar la cara”, explica Abel Resino.

Al Rayo solo la victoria le garantiza la permanencia, al Granada le vale con un empate. De las 81 combinaciones posibles entre los cinco equipos implicados en la pelea, el conjunto vallecano desciende en 33 y el granadino tan solo en seis. En cuestión de probabilidades de bajar, el Sporting acumula un 97%, el Zaragoza un 66%, el Rayo un 23%, el Granada un 11% y el Villarreal un 4%. Pero sobre el césped dos y dos casi nunca suman cuatro y las matemáticas se tambalean. El curso pasado, también con cinco equipos implicados (Mallorca, Real Sociedad, Osasuna, Getafe, Deportivo y Zaragoza), todos dependiendo de sí mismos y 247 combinaciones, descendió el Depor y se salvó el Zaragoza, máximo candidato a la hoguera con el 48 % de posibilidades de bajar. Y en la temporada 2008-2009, con el Numancia y el Recreativo ya descendidos, y otros cinco equipos (Osasuna, Getafe, Sporting, Betis y Valladolid) rifándose el último billete a Segunda, descendió el Betis, que contaba apenas con un 6% de probabilidades de perder la categoría, tras caer en casa en su duelo directo ante el Valladolid.

Rayo y Granada escenificarán en Vallecas otro episodio de la ruleta rusa por la permanencia tras una semana convulsa. Los locales desmintieron un motín contra su entrenador, los visitantes llegan lastrados por las sanciones que generó la tángana final contra el colegiado Clos Gómez (Moisés Hurtado, Siqueira y Dani Benítez están sancionados) después del partido ante el Madrid. A ambos les esperan 90 minutos de pasión para poner el colorín colorado a la temporada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.