Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El Chelsea te hace ocasiones con poco”

Guardiola intuye un partido de resultado corto y alude al oficio de un equipo que a punto estuvo de apearles de su primera Champions

Guardiola en el entrenamiento en Stamford Bridge.
Guardiola en el entrenamiento en Stamford Bridge. REUTERS

Vestido con indumentaria deportiva, pues en unos minutos dirigiría el entrenamiento del Barça, y sentado en la sala de prensa de Stanford Bridge, la misma en la que celebró un empate histórico contra el Chelsea que le llevaría a su primera final de la Liga de Campeones, Pep Guardiola confesó, tres años y 13 títulos después, que sentía una emoción similar a la que sintió entonces en aquel mismo lugar. Si bien, cree, un día antes de otra semifinal de la Champions, que todo se complica con el paso del tiempo: “La historia dice que la cuarta vez es más difícil que la tercera, y la segunda más difícil que la primera. Y esta vez es más difícil que en el 2009 porque somos los campeones y eso genera la admiración de medio mundo: cada equipo nos quieren ganar y esta vez jugamos contra uno que si algo tiene es oficio, con jugadores como Terry, Lampard, Drogba…”.

Se presenta Guardiola en Londres con la misma admiración por el rival –“La base y el espíritu del equipo es la misma, se trata de una generación de deportistas únicos, que han estado arriba en todas las competiciones durante muchos años”- y las mismas ganas. “El regalo es estar otra vez aquí, poder jugar otra previa a la final de la Champions, algo que no podía imaginar cuando entrenaba al Barça B en Tercera División, es lo único que me preocupa ahora”, dijo preguntado por su continuidad en el club.

Recuerda perfectamente por qué estalló de alegría y corrió la banda para celebrar el gol de Iniesta –“El partido de ida nos costó mucho atacar porque fueron muy defensivos. En la vuelta, el gol de Essien les permitió jugar con su gran virtud: el contrataque. Al final tuvimos un golpe de suerte en aquel año en que teníamos ese punto de enamoramiento”, resume-, pero tiene dificultad para visualizar el encuentro: “Es un equipo con el que me cuesta interpretar cómo hacer ocasiones de gol y veo que con poco te hacen ocasiones. Quizá no ha tenido la constancia suficiente en una Liga, pero a uno o dos partidos el Chelsea es uno de los mejores equipos del mundo. Intuyo que será una eliminatoria con muy pocos goles y en la que los detalles marcarán quién pasará a la final”.

Los partidos contra el Chelsea son siempre difíciles, añade Cesc Fàbregas: “Tu dominas, tocas la pelota, pero… lo típico, al primer contrataque: gol de Drogba. Contra ellos era siempre la misma película. Eso habla de un equipo muy potente que cuando tiene el balón no perdona, hay que estar muy pendientes y no perder pelotas tontas”. Señaló Cesc, como también hizo el entrenador, que su rival este miércoles ha cambiado poco: “Creo que el Chelsea no ha cambiado mucho, lo intentó con Villas-Boas, pero ahora vuelve a ser el mismo equipo. Con Villas-Boas intentaban tener más control del balón, jugar desde atrás, no descargar tanto en el delantero centro. Ahora han vuelto al Chelsea que les hizo grandes, más balón largo, contrataque, salir como motos hacia arriba cada vez que tienen la pelota y confiar en gente como Drogba. Son un equipo muy peligroso”, concluyó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.