Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mito de Zapatero

César consiguió con sus goles (232) que muchos leoneses, como le ocurriera al expresidente, se hicieran aficionados del Barça ● Messi, estrella de esta época, supera el récord histórico con 234

César marca un gol al Atlético en un partido en el Metropolitano.
César marca un gol al Atlético en un partido en el Metropolitano.

Cuando el mundo aún estaba lejos de ser una aldea global interconectada por la tecnología, la captación de adeptos de los grandes clubes, fuera de sus ciudades de origen, tenía mucho que ver con el paisanaje. En los años 50, el Madrid reclutó millares de aficionados en Cantabria gracias a Gento. En los 60, el Atlético conquistó multitud de extremeños por la figura de Adelardo. Y el Barça, en los años en que César estuvo en el club, vio aumentado sensiblemente sus simpatizantes en León, ciudad en la que nació en 1920 El Pelucas, como le apodaron Biosca y Kubala por su alopecia. “Aquí, los viejos dicen que había cuatro despistados del Barcelona. Cuando ficharon a César, fallecido en 1995, muchos leoneses se hicieron culés”, cuenta Bali, presidente de la peña leonesa barcelonista Boñar. Actualmente, hay 16 peñas barcelonistas en la provincia de León: “En proporción, por número de habitantes, somos de las provincias con más peñistas culés”.

Ahora el Barça resulta más global, por la expansión inmediata de los medios de comunicación, porque su propuesta de toque y posesión engancha y porque los figurantes, desde el entrenador a los jugadores, han creado una marca reconocida. La estrella indiscutible es Messi, futbolista que acumula trofeos individuales y colectivos y que frente al Granada superó con un triplete la legendaria marca de César, que de 1942 a 1955 marcó 232 goles. La Pulga suma 234. Ya solo le queda dar alcance a Paulino Alcántara, que entre partidos oficiales y amistosos contabilizó 369. Todos ellos, goleadores y jugadores de época, tuvieron un tirón envidiable.

Un repaso a algunos de los mejores goles de Messi.

El propio ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero confirmaba nada más aterrizar en La Moncloa que sus simpatías por el Barcelona estaban directamente relacionadas con los orígenes del que hasta ayer era el único máximo goleador de la historia del Barça: “Soy del Barcelona porque César, un jugador de mi tierra, León, jugó allí”. Javier Rodríguez, sobrino e hijo de Calo, hermano del mítico delantero que también jugó en el Barça, recuerda un hecho que disparó aún más la fiebre por el Barcelona en León: “Se organizó un partido en honor a mi tío en el antiguo campo de El Ejido y vino con Kubala. Los dos estaban en pleno apogeo y que apareciera con esa figura fue todo un acontecimiento”. Otro acontecimiento también decisivo en el auge del barcelonismo en León. “Aquí había mucha gente del Athletic porque hubo cantidad de familias que emigraron a Bilbao. Un partido de Liga con la Cultural Leonesa en el que el árbitro favoreció a los bilbaínos acabó con muchas de sus simpatías en León y la mayoría se hicieron del Barça”, evoca Manuel Ovalle, presidente de la asociación de veteranos de la Cultural.

Actualmente hay 16 peñas barcelonistas en León y se juega un torneo con el nombre de César

Desde que abandonó León en el verano de 1939 para fichar por el Barça, César no volvió a fijar su residencia en su ciudad natal. Sin embargo, volvía todos los veranos. “Se juntaba con mi padre, que eran uña y carne, y hacían la típica ronda del tapeo leonés por La Farola, El Alaska, La Gitana, El Besugo… Mi tío no era de beber mucho, si acaso, un par de vinos, de hecho, conservó su línea hasta sus últimos días”, rememora Javier Rodríguez.

El paso del tiempo fue borrando las huellas de César en León. Las nuevas generaciones de leoneses, salvo excepciones, no tienen conocimiento de quién fue César. Desde hace dos años las peñas barcelonistas leonesas decidieron organizar un torneo de fútbol 7 que lleva su nombre: “Era una manera de recordar que aquí en León nació uno de los futbolistas más grandes que ha jugado en el Barcelona, los jóvenes no le conocen y es una manera de hacérselo saber”. Aunque a su manera, Messi se lo ha recordado a todos.