Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jacques Rogge, contra las nacionalizaciones por razones económicas

El presidente del COI dice que no puede hacer nada por evitarlas

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, ha criticado hoy que algunos deportistas se nacionalicen únicamente por motivos económicos, aunque ha reconocido que “legalmente” no puede evitarlo. “El simple intercambio [de la nacionalidad] por dinero no se puede parar legalmente pero, obviamente, no me agrada”, ha declarado en una conferencia de prensa celebrada en Lausana (Suiza).

Rogge ha cargado contra las nacionalizaciones por razones de índole económico, pero luego ha matizado que algunas nacionalizaciones pueden “entenderse”. “Algunos atletas cambian de nacionalidad por razones legítimas de matrimonio, trabajo o estudios”. Según Rogge, este tipo de nacionalizaciones no son criticables. Más dudas ofrecen para el dirigente del máximo organismo olímpico internacional las nacionalizaciones de atletas que no obtienen respaldo en sus países. “Otros, mayoritariamente de países en desarrollo, cambian de país porque en el suyo no se da absolutamente ningún apoyo al deporte. Esto no es lo que más me gusta, aunque puedo entender las razones”, ha asegurado Rogge.

Las declaraciones de Rogge coinciden con la reciente polémica sobre las nacionalizaciones en Gran Bretaña. Tiffany Porter, capitana del equipo femenino y de origen estadounidense, no cantó las primeras estrofas del himno británico cuando los periodistas se lo pidieron en una reciente rueda de prensa en Estambul, donde la semana pasada se celebraron los Mundiales de Atletismo en pista cubierta. "Conozco el "God Save the Queen" al completo, pero no soy conocido por mis habilidades para el canto", contestó entonces. Angie Thorp, que tiene 15 años y la mejor marca británica en 100 metros vallas de 2011, echó más leña al fuego: "El sueño de Porter era correr para Estados Unidos, pero como no es suficientemente buena, ha venido a Gran Bretaña y le ha quitado el sitio a alguien". Y el pasado viernes Hugh Robertson, secretario de Estado para los Juegos Olímpicos, terció en la polémica y pidió a los atletas que aprendan el himno, "especialmente si piensan que van a obtener medalla". Hoy Jacques Rogge ha cerrado el círculo, advirtiendo de que el COI, a su pesar, nada puede hacer para evitar las nacionalizaciones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.