CICLISMO

“Un ‘killer’ es un ‘killer”

Valverde se impone en la etapa reina de la Vuelta a Andalucía a Menchov, Fränk Schleck, Gesink e Igor Anton

Valverde, victorioso en el Santuario de Araceli (Lucena).
Valverde, victorioso en el Santuario de Araceli (Lucena).Rafa Alcaide (EFE)

“No esperéis nada de Alejandro en Andalucía”, había advertido hace unos días su director, Eusebio Unzue, después de que en el prólogo de la ronda, el domingo, su primera contrarreloj en 20 meses, casi dos años si acoplarse a la cabra, el murciano no anduviera excesivamente fino. “Este no es su objetivo. El año es largo”. Pero, apenas 48 horas más tarde, y como para llevarle la contraria, Valverde volvió a ganar. Lo hizo en la etapa reina de la carrera, con final en la subida de apenas seis kilómetros que lleva de Lucena (Córdoba) al Santuario de Araceli. Lo hizo en solitario y ante rivales de peso, ante los que habitualmente llenan los podios de las carreras en las que participan: Menchov, Fränk Schleck (ambos llegaron a 10s del murciano), Anton (a 15s), Samuel (a 23s) o Gesink (a 32s). Es el segundo triunfo de Valverde, de 31 años, en 2012. El anterior fue la etapa reina del Tour Down Under, en Australia.

“¿Pero cuándo ha visto alguien que Alejandro no disputara algo?”, se pregunta Jesús Hoyos, el médico del Movistar, extrañado por las dudas sobre el hambre del ciclista que regresó hace mes y medio de una suspensión de año y medio. “Un killer es un killer y nunca deja de serlo. Está mejor que hace dos años, cuando disputó sus últimas carreras. Y estará hambriento todo el año: no está ni ansioso ni desesperado, sino simplemente hambriento”. Como él, en otras carreras, algunos de los que serán protagonistas en el Giro o en el Tour, como Nibali, en Omán, o Wiggins o Tony Martin (en Portugal), han dejado ya, tan pronto, en febrero, su sello en la carretera.

“Alejandro pelea por todo”, dice José Luis Arrieta, su director en Andalucía, quien cuenta cómo el Movistar, con Moreno e Intxausti al frente, puso un ritmo fuerte durante toda la ascensión al santuario. “Luego, a 600 metros de la cima, ha arrancado Valverde y se ha ido solo”, dice Arrieta. “Y ha hecho buena diferencia…”. Valverde es también el líder de la carrera, que termina el jueves con la subida al Santuario de La Guardia, en Jaén. En la general aventaja en 3s al segundo, el estonio del Cofidis Rein Taaramae.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS