Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con Iniesta es más fácil

El equipo aguarda en Alemania el regreso del volante, por irremplazable y determinante

En la ciudad deportiva del Barcelona, al buscar razones que justifiquen los 10puntos que separan al equipo del Real Madrid, líder del campeonato, y ya sea al preguntar al cuerpo técnico o en el vestuario, siempre se termina escuchando: "...Sin Iniesta, todo es más complicado". Entre los días que ha estado de baja -casi sesenta- y la voluntad del entrenador por cuidarle, Iniesta ha jugado menos de lo que él y Guardiola quisieran, y por supuesto, mucho menos de lo que le gustaría a sus compañeros y a la afición. Y ese es un lastre que condiciona demasiado el vuelo del equipo de Guardiola.

Los partes médicos acumulados demuestran que desde que empezó el curso se ha perdido 20 de los 41 partidos que ha jugado el equipo, lo que le lleva al puesto número 15 de la clasificación por minutos acumulados. Casual o no, resulta que no estuvo en el partido en Getafe y en el del último sábado en Pamplona, justo los dos que ha perdido el Barcelona este año en la Liga, y siendo cierto que sin él también se gana, no lo es menos que una de las razones por las que el equipo ha jugado peor de lo habitual en este curso tiene mucho que ver con sus ausencias.

Dicen que no hay mejor manera de levantarle el ánimo a Guardiola que un buen entrenamiento de Iniesta. No lo niega el de Santpedor. Guardiola, que descubrió a Andrés por consejo de su hermano, cuando solo era un niño, sigue asombrándose con las cosas que le ve hacer ahora que es su entrenador y se le sigue iluminando la mirada con la misma chispa con la que, siendo jugador, asistió a su primer entrenamiento con los mayores. Pep era jugador, Van Gaal el entrenador y a aquel chico pálido le llamaban Andresito: "¿Habéis visto al niño?, ¿Lo habéis visto?", exclamó después de aquella práctica. Doce años después, no deja de asombrarle.

Iniesta no es un cualquiera y si no está se le echa de menos porque nadie es capaz de hacer lo que él hace. Es así de fácil; no hay quien le reemplace y en el club se tiene asumido que difícilmente volverá a salir uno como él. Suele explicar Xavi que solo Iniesta tiene la facilidad para saltarse líneas camino del área, por su capacidad de desequilibrio: "Le das la bola, se gira, hace ¡zas! y ya estamos dentro del área".

"Lo que nos da Andrés no lo puede dar nadie", se asume al tiempo en el cuerpo técnico. ¿Y qué da Iniesta? Presencia y sentido al juego, desborde, control, verticalidad, pausa si es necesario; según requiera el juego, toca o regatea, conduce o frena y aunque lo intenta, este año no está teniendo gol. Hoy se le espera de titular en una alineación por la que no asoma desde el partido contra el Real Madrid, en la vuelta de la Copa del Rey. No jugó el sábado porque el estado del terreno de juego del Reyno de Navarra aconsejaba guardarlo, pero está listo para volver. Y con él, lo sabe el equipo, todo es más fácil.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.