La rítmica sí es olímpica

Tras el tropiezo del equipo de artística femenina, Carolina Rodríguez y un conjunto ganador estarán en Londres

Carolina Rodríguez no es Almudena Cid. No es apenas conocida, no tiene en su haber un palmarés tan extenso ni el carisma de la gimnasta que ha marcado la gimnasia rítmica española durante la última década. Cid se retiró tras los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y ahora Carolina Rodríguez recoge su antorcha al clasificarse para los Juegos de Londres. Con ella estarán las chicas del conjunto, que lograron además el oro de este preolímpico que se celebra en el mismo Londres y se quitaron el mal sabor de boca de los Mundiales, donde solo pudieron ser 12ª cuando aspiraban a mucho más.

Cinco pelotas rosas al ritmo de El Concierto de Aranjuez les dieron ya el liderazgo ayer, tras el primer día de competición. Pero hoy, con cintas y aros, con ese ejercicio que fallaron estrepitosamente en los Mundiales y les obligó a luchar otra vez por la clasificación olímpica. A tenor de las notas, no han tenido problema alguno: 9,000 en dificultad y artística y 8,950 en ejecución. Suficiente para soñar con Londres 2012 y para ganar este preolímpico. Con España se han clasificado, por este orden, Ucrania, Israel y Grecia. Se han quedado fuera de los Juegos Suiza, Azerbaiyán, Francia y Gran Bretaña.

El conjunto lo forman Lourdes Mohedano, Elena López, Lidia Redondo, Loreto Achaerandio, Sandra Aguilar y Alejandro Quereda y se entrena en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid a las órdenes de Anna Baranova y Noelia Fernández.

Antes de que lo hicieran sus compañeras y en el mismo tapiz había logrado su billete Carolina Rodríguez, aunque con menos brillantez. La leonesa ha tenido que pasar una noche infernal. Acabó quinta tras el primer día, la última plaza con billete olímpico, así que hoy no podía permitirse ningún fallo con las mazas y la cinta si quería mantenerse ahí. La española se creció y logró su mejor nota (27,050 puntos) con las mazas. La historia de Rodríguez es la de algunas de las mejores gimnastas españolas de los últimos tiempos. Taponada por Cid, indiscutible en el tapiz, se buscó la vida como conjuntera y así participó en sus primeros y últimos Juegos, los de Atenas 2004, donde España acabó en séptima posición. Luego vinieron las dudas, el amago de retirada, la vuelta a León para entrenarse con su técnica de toda la vida, y solo con Cid retirada el regreso a la alta competición.

Rodríguez no es una niña. Tiene 25 años y, como las ritmiqueras veteranas, los pies machacados. Pero se ha mantenido ahí a la espera de su oportunidad. Hoy la ha logrado y ha remontado un puesto para acabar cuarta, con 107,375 puntos, por detrás de la rusa Kondakova, que ya estaba clasificada para los Juegos, la kazaja Alybayeva y la ucraniana Rizatdinova. Las últimas dos plazas para Londres han sido para la chipriota Trikomiti y la alemana Berezko-Marggrander.

Con estos resultados la gimnasia española cierra un preolímpico agridulce, con el equipo masculino y la rítmica ya olímpicos, y el desastre del equipo femenino, que solo tendrá una representante en Londres 2012. En medio se queda Claudia Prat. Aunque no se clasificó en trampolín, estar en este preolímpico es un buen resultado para una disciplina sin tradición en España.

La leonesa Carolina Rodríguez en la rutina de cinta del preolímpico de Londres.
La leonesa Carolina Rodríguez en la rutina de cinta del preolímpico de Londres.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS