Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Dakar se enfanga en la polémica

La dirección descuenta a Despres ocho minutos perdidos en el barro tras quedar a 17 de Coma

Un chaparrón tuvo la culpa. Primero, de que Marc Coma sacara 17m 20s entre Copiapó y Antofagasta a su gran rival, Cyril Despres, líder hasta entonces. Después, de que la pericia del español no tuviera recompensa suficiente al decidir la dirección del Rally Dakar descontar el tiempo perdido en aquella zona pantanosa a algunos participantes, entre ellos ocho minutos al francés, que así solo cede 1m 26s en la clasificación general.

El temporal ya había obligado a neutralizar la etapa entre Fiambalá y Copiapó, aquella en la que la caravana debía cruzar los Andes. El frío, la nieve y la lluvia habían -aparte de cerrado el paso de San Francisco- dejado algunas zonas impracticables, sobre todo en terreno chileno. Aunque en esta octava etapa los participantes acampaban a orillas del océano Pacífico, los primeros kilómetros de la especial seguían bordeando la cordillera, donde algunos caminos escondían trampas de fango. En una cayó Despres, que se quedó encallado en el kilómetro 11 y perdió unos minutos maravillosos. Un error que, sumado a la victoria de Coma, que no baja el ritmo, daba inicialmente un giro a la carrera.

RESULTADOS OCTAVA ETAPA

MOTOS: 1. M. Coma (KTM). 2. R. Faria (Por/KTM), a 7m. 3. H. Rodrigues (Por/Yamaha), a 7m 10s. General: 1. M. Coma. 2. C. Despres (Fra/KTM), a 1m 26s. 6. J. Viladoms (KTM), a 1h 12m 27s.

COCHES: 1. N. Roma (Mini). 2. R. Gordon (Estados Unidos/Hummer), a 5s. 3. K. Holowczyc (Pol/Mini), a 2m 4s. General: 1. S. Peterhansel (Fra/Mini). 2. R. Gordon, a 7m 36s. 4. N. Roma, a 12m 27s.

Sin embargo, la decisión de los organizadores hace que la distancia entre ambos sea irrisoria. Si ya despreciaban un día antes los siete minutos que les separaban, la igualdad es ahora mucho mayor. "Esto cambia cada día", advertía, contenido, Coma antes de conocer la resolución de la dirección. Despres había alertado 24 horas antes de cuál podría ser el gran hándicap: "Lo que más me preocupa es el tiempo que ha hecho últimamente. Ha llovido mucho y algunas pistas están destrozadas". Pero añadía: "Eso sí, los factores meteorológicos forman parte del Dakar". Ayer, tras llegar al vivac enlodado hasta las cejas, irreconocible su moto, más marrón que otra cosa, lo mismo que la de Coma, no quiso hablar.

Tampoco lo hizo el catalán después de saberse perjudicado por el acuerdo. Aunque antes había explicado que también él se había quedado enganchado en el barro: "Tuve que buscarme la vida para pasar aquel río. Estaba muy complicado". A él, que salía el primero tras ganar la etapa anterior, la dirección no le devolvió nada, pues entendió que no había perdido tiempo en la zona crítica en la que se atascó la KTM de su compañero de equipo y adversario, el segundo en tomar la salida. A Gonçalves, que fue el más beneficiado, le perdonaron 9m 34s. Otros agraciados fueron Helder (2m 36s), Farrés (20s) o Casteu (45s).

"No se debería descontar el tiempo perdido porque el recorrido es igual para todos. Es su problema si alguno se queda encallado en el barro o en una duna. Es lo mismo. Un día es un agujero; otro, una cabra que se cruza en tu camino. Esto pasa siempre", argumentaba Farrés, precisamente uno de los beneficiados tras haber sufrido aquel río que la organización calificó de "impracticable" y que, además, perdió un minuto ayudando a salir del hoyo a Helder.

Su compañero Jordi Viladoms, que pasó por la zona un poco más tarde que los primeros siete pilotos y después de que la organización modificara el recorrido unos metros, también lamentaba la decisión: "Yo di vueltas como un tonto para no coger esa zona. Y me parece mal. Esto forma parte del Dakar".

"Cuando cruzas un río, tienes que fijarte por dónde está la tierra más mojada. Pero había una zona seca. Se distinguía claramente. Solo cuatro de los seis metros de ancho estaban en muy malas condiciones", declaraba a su llegada Juan Pedrero, el mochilero de Coma.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.