Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borja llora la lesión de Juanlu

El medio del Depor expresa su desesperación tras romperle el peroné al extremo del Levante

La víctima y el verdugo se fundieron en un abrazo en los aledaños del estadio Ciutat de València. Uno, Juanlu, lloraba por la lesión (rotura del peroné de la pierna derecha) que lo aparta del fútbol en los próximos meses. El otro, Borja, por el daño causado con una entrada por detrás muy desafortunada. Poco después, el mediocentro del Depor trataba de desahogarse en Twitter: "Estoy pasando el peor momento de mi carrera. Ni comparación con lo que está pasando Juanlu. No uso esto profesionalmente, pero hoy lo necesitaba".

Juanlu vivía, a los 31 años, la temporada de su vida, con seis goles en la Liga y una alegría contagiosa en el ataque levantinista. Lidera, junto a Koné, el apartado goleador. Tan imprescindible estaba siendo el extremo zurdo malagueño que el entrenador, Juan Ignacio Martínez (JIM), había decidido reservarlo en la vuelta de Copa de anoche ante el Deportivo. Al menos hasta que, en el minuto 56, JIM entendió que la remontada del 3-1 de Riazor estaba al alcance. A la primera carrera de Juanlu, seis minutos después, la suerte le dio la espalda. Borja trató de frenar la contra con una entrada por detrás. Le atrapó el tobillo y se lo fracturó. Al abandonar el campo en camilla, los gritos de dolor del malagueño ya anunciaban que se trataba de una lesión grave.

Después de una temporada completamente en blanco en el Betis, donde no contó con un solo minuto de su entrenador en el curso 2008-09, Juanlu se sintió acunado cuando llegó al Levante en 2009. Por fin reconocido. A las órdenes de Luis García Plaza, recuperó la titularidad y la autoestima, logrando primero el ascenso, después la consagración en Primera y, en esta primera vuelta dirigido por JIM, la excelencia entre la élite.

Francisco de Borja Fernández Fernández (Borja FF en el dorsal deportivista) es un gallego de Ourense de 30 años. Ayer vivió un momento dramático. Esa falta sin mala intención se convirtió en su condena. Continuó jugando, pero ya era un fantasma vagando por el Ciutat de València, perseguido por la mala conciencia. Disputó la segunda parte y casi toda la prórroga, siendo expulsado al final de la misma por una doble tarjeta amarilla. Formado en la cantera del Real Madrid, adonde llegó con 15 años, disputó 23 partidos de Liga con el primer equipo madridista y hasta cuatro de Copa de Europa. Cedido primero al Mallorca antes de ser traspasado al Valladolid y después al Getafe y al Deportivo. Suplente en la Liga, había encontrado en la Copa una oportunidad para reivindicarse. Centrocampista defensivo alto y potente (mide 1,88 metros), había pasado con discreción por la élite hasta que una falta por detrás le jugó esa mala pasada.

En otra noche que se presumía feliz para el Levante, tras ganar 4-1 y pasar de ronda en la Copa, la tristeza de Juanlu alcanzó a todo el equipo. "Ha empañado la victoria", dijo, solemne, JIM. El jugador será intervenido quirúrgicamente mañana viernes. La rotura es limpia y el tiempo estimado de recuperación es de unos cuatro meses.