El Atlético tiene un problema

El Albacete, de Segunda B, desfigura con la presión adelantada al equipo de Manzano (2-1) en la ida de los dieciseisavos de la Copa

Tiene un problema el Atlético, que no se corrige con los partidos y que no sabe a qué juega, enclenque incluso ante rivales de Segunda División B. Como el Albacete, lejos de la versión del Queso Mecánico que en su día fue, pero más que suficiente para desfigurar al equipo de Manzano, plano y fácil de replicar porque sin sus verdaderos intérpretes -Diego, Turan y Falcao, que se quedaron en Madrid-, no sabe destilar el fútbol que pretende, quizá porque persigue un pase del que carece. Achuchado en la salida, el Atlético perdió el cuero, la identidad y la mitad de la eliminatoria. Un embrollo inesperado; un entuerto gordo.

Sin atender al retrovisor, bravo y conquistador, el Albacete propuso un duelo en campo ajeno. A toda prisa y negando siempre la pausa que reclamaba el Atlético, atornilló dos extremos bien abiertos y alineó a dos delanteros que actuaron como primer muro de contención, con una basculación tan diligente como acertada, sin rendijas para el pase. La peor de las pesadillas para el Atlético, que cuenta con un técnico que exige una salida limpia y unos defensas sin aptitudes para ello. Tampoco ayudaron los dos mediocentros, escondidos en su parcela, sin recular un par de pasos para multiplicar los huecos. Todo un equipo en descomposición, sin primer ni segundo pase, poco remate -en el acto inicial solo Antonio López ejecutó un cabezazo-, y nada de juego. Para eso estaba el Albacete.

Albacete, 2-Atlético, 1

ALBACETE, 2-ATLÉTICO, 1

Albacete: Campos; Candela (Ramón, m. 73), Castillo, Santamaría, Zurdo; Tete (Añón, m. 81), Rocha, Núñez, Adriá; Curto (Colorado, m. 56) y Calle. No utilizados: Miguel; Soria, Sumy y Torres.

Atlético: Asenjo; Manquillo (Miranda, m. 69), Pulido, Domínguez, Antonio López; Koke, Assunção; Salvio, Pizzi (Pedro, m. 78), Juanfran; y Adrián. No utilizados: Joel; Tiago y Reyes.

Goles: 1-0. M. 30. Calle, de penalti. 2-0. M. 62. Zurdo, de falta. 2-1. M. 71. Adrián.

Árbitro: Teixeira Vitienes. Roja directa a Núñez (m. 51) y Domínguez (m. 60). Amonestó a Domínguez, Pizzi, Ramón y Rocha.

Carlos Belmonte: 12.000 espectadores.

Eléctrico, el equipo manchego no negoció con su propuesta, que pasaba por la presión adelantada y por un ataque tan vertical como vertiginoso, con uno o dos toques para plantarse en el área rival. Calle, pecho y esfuerzo generoso, recibía en el balcón del área y repartía el juego a la llegada del segundo punta, Curto -que no se lo pensaba dos veces para armar el chut y que se topó con los guantes de Asenjo en dos ocasiones-, y a las carreras por el costado izquierdo de Adrián, todo un cohete. Todo un quebradero para los dos juveniles del Atlético, el lateral Manquillo y el central Pulido. Pero fue por el otro flanco, en un centro perdido, donde Domínguez se despegó el brazo del cuerpo y cometió penalti. Gol de Calle.

Solo una contra, un recurso por exprimir en el Atlético, poco exitoso sin Reyes -en el banquillo y evidenciada ya la fractura total con el técnico-, pareció equilibrar el duelo. Juanfran cabalgó, Núñez le persiguió y cuando le atrapó, ya en el área chica, ingenuo, se tiró al suelo y le barrió para cometer penalti. Tarjeta roja para el zaguero, error desde los 11 metros de Adrián y alas para el Albacete, incluso para Calle. Resulta que el delantero, en un movimiento sensacional, descontó a dos defensas y planteó una carrera desaforada ante Asenjo. Al igual que en la jugada anterior, Domínguez corrigió el error con un sprint, pero Calle, más pillo, también tramposo, se cruzó en su camino y se tiró a la lona. Otra cartulina roja e igualdad numérica, que no de fútbol porque Zurdo lanzó la falta de forma magistral y firmó la segunda diana, un nudo en la garganta atlética. La Calle de la amargura.

Solo Adrián, siempre atento, puso el gancho para resolver el único error del Albacete, para recoger un mal pase y marcar un gol que facilita un tanto la vuelta. Pero queda en entredicho que sean de nuevo los teloneros los que pretendan rechistar al Albacete, sobre todo porque fueron incapaces de hilvanar juego y de desarticular la defensa adelantada del rival.

Queda la vuelta en el Calderón y el Atlético, más allá de que necesite la victoria, tiene un problema y de los gordos: no tiene fútbol y tampoco solución.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50