Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Niño, contra la maldición

Sergio García acaba uno bajo par en el arranque del Masters de Andalucía en Valderrama, donde los españoles han sido siete veces segundos

La tenista danesa Caroline Wozniacki y el golfista norirlandés Rory McIlroy mandaron un mensaje telefónico de felicitación a Sergio García por su victoria en el Masters de Castellón, su primer triunfo en tres años durísimos. La pareja, amigos del castellonense, se burlaron diciéndole que el trofeo era algo feo. También le llegaron mensajes de Rafa Nadal. Y de Luke Donald, el número uno del mundo, que ese mismo día venció en el circuito estadounidense. Donald es el mejor amigo de Sergio en el circuito, y le dijo que su victoria le había servido de inspiración para repetir él unas horas después.

Hacía tres años que Sergio García no disfrutaba de estas sensaciones. Tres años sin ganar. Hasta la semana pasada, cuando voló por el Club de Campo Mediterráneo para acabar con 27 golpes bajo par y un total de 257. La polémica ha envuelto esa cifra. El circuito europeo la considerará récord en un torneo, igualando la marca de Ernie Els en el Abierto de Sudáfrica de 2010, después de que en un principio anunciara lo contrario, ya que el torneo se jugó con reglas de invierno y colocación de bola.

CLASIFICACIÓN

1. Richie Ramsay (ESC) 65 (-6)

2. Ross Rischer (ING) 67 (-4)

3. Gregory Havret (FRA) 68 (-3)

4. Stephen Gallacher (ESC) 68 (-3)

5. Peter Lawrie (IRL) 70 (-1)

Sergio García (ESP) 70 (-1)

Scott Strange (AUT) 70 (-1)

David Drysdale (ESC) 70 (-1)

9. Martin Wiegele (AUS) 71 (par)

Miguel A. Jiménez (ESP) 71

-

Alejandro Cañizares (ESP) 71

23. Ignacio Garrido (ESP) 72

31. Gonzalo Fdez. Castaño ES) 73 (+2)

42. Pablo Larrazábal (ESP) 74 (+3)

47. José María Olazábal (ESP) 75

57. Alvaro Velasco (ESP) 75

61. Alvaro Quirós (ESP) 76

Santiago Luna (ESP) 76

Carl Suneson (ESP) 76

78. Rafael Cabrera (ESP) 78

Manuel Quirós (ESP) 78

92. Carlos del Moral (ESP) 80.

Récord con asterisco o sin él, el caso es que Sergio García ha recuperado las sensaciones perdidas. Y este jueves, en el inicio del Masters de Andalucía, en Valderrama, ha sido el mejor español con un golpe bajo par. Eso sí, con una vuelta muy irregular en la que solo consiguió el par en siete hoyos. Sumó además cinco birdies, un Eagle, cuatro bogeys y un doble bogey. Toda una locura de tarjeta que, pese a todo, le permite situarse quinto en la tabla, a cinco golpes del escocés Richie Ramsay. Miguel Ángel Jiménez acabó en el par, igual que Alejandro Cañizares (ambos novenos). Olazábal se marchó hasta cuatro golpes sobre par y peor le fue a Álvaro Quirós, a quien las dos horas de prácticas diarias con el putt no dan resultado (cinco sobre par).

García, exultante de confianza, aparece de momento como la opción más clara para acabar con la maldición de Valderrama. Desde 1988, cuando el campo se estrenó con el primer Volvo Masters, ningún español ha podido llevarse la victoria del césped gaditano. Los españoles han sido siete veces segundos en los 19 torneos jugados en San Roque (dos veces Ballesteros, en 1998 y 1994; una Jiménez, en 1999; otra Carlos Rodiles, en 2003; y tres seguidas Sergio García, en 2004, 2005 y 2006). Ni un oro y sí muchas platas. Lo intentará García, un golfista nuevo con ese putt en pinza, en el que deja la mano derecha "más tranquila" y con menos presión en el palo. El Niño sigue sin entrenador específico (salvo los consejos que pide a su padre para el juego largo) y, por ahora, ha recuperado la sonrisa. Ya es de nuevo el primer español en la clasificación mundial, 31º, aún lejos de los mejores. Su victoria en Castellón fue la número 160 para los golfistas españoles en el circuito europeo. Ninguna, eso sí, en Valderrama.

La 'traición' de McIlroy

"¿Alguien quiere preguntar algo sobre mí?", tuvo que decir Graeme McDowell, ganador del año pasado en Valderrama, durante la rueda de prensa previa al torneo. Resulta que todas las preguntas que le hacían no eran sobre su persona, sino sobre su compatriota Rory McIlroy, puesto que el joven ganador del Open de Estados Unidos ha cambiado de agente y ha dejado al famoso Chubby Chandler para marcharse con Connor Ridge, precisamente la agencia de representación de McDowell. Tal fue la sorpresa que Lee Westwood lo consideró una traición (curioso: Westwood y McIlroy compartían este jueves ronda en Shanghái). "Rory ya es mayorcito", le defendió McDowell.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.