Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra vez Teletovic

El Caja Laboral, impulsado por su capitán, cosecha su segundo triunfo (81-69) en la Euroliga ante el imprevisible Cantú italiano

El Caja Laboral logró ante el Cantú italiano su segundo triunfo en la Euroliga tras la agónica victoria conseguida frente al Fenerbahçe hace una semana. Teletovic, que con 23 puntos fue entonces el verdugo de los turcos, repitió jugada. Bennet Cantú, que venía de debutar con victoria ante el Sluc Nancy y que además es líder de la Lega, pagó los platos rotos de la adversidad que viven los vitorianos en Liga. El Caja Laboral, corajudo y tenaz, sobrevive en la Euroliga, pero arrastra los pies en la ACB, tras dos derrotas consecutivas ante el Zaragoza y el Valencia. El duelo ante el imprevisible Cantú era inédito en la andadura europea del Baskonia, ya que solo se habían enfrentado hace años en la antigua Copa Korac.

El primer cuarto arrancó con seis puntos del pívot francés Seraphin y la colaboración inestimable en la zona de Heurtel. Confiado, el Cantú se apoyó en Markoishvili y Marconato, dos verdaderos pesos pesados con buen contragolpe y mejor capacidad reboteadora. Pese a todo, los italianos no lograban alcanzar al Baskonia en el marcador y Trinchieri les reclamó, literalmente, que jugaran "al límite" y que lucharan. El Cantú, considerado una de las cenicientas del grupo, sacó brillo a su juego y se pusieron por delante por primera vez (21-22). Un triple de Mazzarino, verdadero guía del equipo, certificó que la buena salud de los italianos había alcanzado todos los niveles, incluido la línea exterior.

También en esa área el Caja Laboral se desenvuelve bien, tal y como demostraron Bjelica y Teletovic. Con San Emeterio prácticamente apagado, Prigioni se dedicó a robar balones sin ningún pudor, pero el equipo vitoriano no lograba salir de un perpetuo empate. Así, en tablas (44-44), se fueron al descanso ambos conjuntos.

Cuando más igualado se preveía el choque, más rígido se volvió. Scekic entró en escena junto cuando más opacas veía las cosas el Baskonia. Para más emoción, los vitorianos empezaron a no atinar en sus lanzamientos y el empate no se borraba del marcador. Las defensas férreas de ambos equipos y las malintencionadas incursiones de Mazzarino dejaron el resultado final en manos del último cuarto.

Con el partido aún por romper, los de Ivanovic dieron con la llave para desbloquear la situación. Debían tener más paciencia en sus ataques. Ese volvió a ser el momento de Teletovic, que dejó al equipo con 11 puntos de ventaja y la moral por las nubes. A partir de ahí se trataba de no echar por la borda lo conseguido con todo el esfuerzo que había costado. A minuto y medio del final, el Caja Laboral amagó con devolver el choque a las arenas movedizas, pero solo fue un espejismo. Tras dos pérdidas de balón y con el Iraider Arena en pie, el Baskonia reafirmó que su transitar por la Euroliga es firme. Teletovic, en Europa, no falla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.