Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio García vuelve a la vida

Después de tres años sin títulos, de estar harto del juego y de plantearse dejar el golf, El Niño gana el Masters de Castellón con 11 golpes de ventaja

Han sido tres años en blanco, sin ningún título. Pero sobre todo tres años durísimos en los que Sergio García entró en un agujero anímico y deportivo que le llevó a perder la ilusión, hartarse incluso del juego y que se le pasara por la cabeza la idea de dejar el golf durante un tiempo. Pero las oscuras nubes se han disipado y el sol vuelve a brillar para el jugador castellonense. Sergio García ha roto la sequía de este trienio con su victoria en el Masters de Castellón, en su casa, en el Club de Campo del Mediterráneo, el mismo en el que comenzó una carrera que ha sido toda una montaña rusa. Y ha ganado a lo grande, con 257 golpes, récord del circuito europeo, y 27 bajo par, 11 de ventaja sobre el segundo, Gonzalo Fernández-Castaño. "He atravesado más de dos años en los que he visto todo lo negativo, y ahora ya estoy de nuevo recuperado. Ha sido muy especial ganar nuevamente en casa. Se ponen los pelos de punta. Esta semana me ha salido todo bien. Creo que se ha visto una buena versión del juego largo de Sergio, con la mejor versión del juego corto", ha comentado el golfista de Borriol.

Desde aquel 1999 en que fue bautizado como El Niño y en el que discutió el Campeonato de la PGA al mismísimo Tiger Woods hasta el jugador actual han pasado 12 temporadas de altos y bajos. Entonces parecía que nacía un jugador con un gran talento y una gran confianza en sí mismo, que nacía una rivalidad que luego no fue con Tiger, y que España tenía el relevo garantizado para los mayúsculos éxitos de Seve Ballesteros y Chema Olazábal. Llegaron los triunfos, sí, pero no los grandes. Con su victoria en Castellón, García suma 16 triunfos profesionales en su carrera, y rompe una mala racha que duraba desde sus primeros puestos en el Players (considerado el quinto grande), el Masters de Castellón y el HSBC Championship de 2008. Pero su papel en los grandes ha sido la historia de un quiero y no puedo.

García ha participado en 53 grandes, los últimos 50 de manera consecutiva. Y suma 17 puestos entre los 10 primeros clasificados (entre ellos tres segundos puestos y dos terceros), los dos últimos este año: un séptimo lugar en el Abierto de Estados Unidos y un noveno en el Open Británico. Sus resultados hablan de una regularidad y una permanencia en la élite que no disfruta ninguno de los golfistas actuales. Nadie tiene números similares. García, sin embargo, sigue sin entrar en el amplio club de los 205 jugadores con al menos un grande. Un caso similar al que en su día vivió Phil Mickelson, que hasta su encumbramiento en el Masters de 2004 pasó 45 majors y también 17 top ten.

A los 31 años, el español ha llegado al fin a su madurez. Ahora se siente un jugador nuevo, con más confianza en sí mismo. Los malos momentos han forjado su carácter. Y los últimos años han tenido instantes de depresión. Como cuando, finalizada la exención para los grandes que le concedió su triunfo en el Players de 2008, y fuera de los 50 primeros del mundo, tuvo que bajar al fango de los torneos previos para seguir disputando los majors. Ahora es el 49º del mundo (llegó a ser el número dos, e incluso tuvo opciones matemáticas de ser el número uno), y le superan Álvaro Quirós (41) y Miguel Ángel Jiménez (48), aunque su primer puesto en el Masters de Castellón le impulsará hasta cerca de los 30 mejores y le permitirá remar en su intento de clasificarse para la próxima Copa Ryder. Olazábal, el capitán europeo, desea seleccionarle por sus méritos propios, y no por una invitación.

La edad media de un primer ganador de un grande es de unos 34 años. Sergio García cumplirá 32 el próximo enero. La mayoría de jugadores cree que, cuando El Niño destape su primer éxito, llegarán muchos más. El español, de momento, ha recuperado el sabor perdido de los títulos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.