Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Andrés es uno de los grandes"

Rafa Nadal y los seis mejores jugadores del tenis español rinden homenaje a Gimeno en el Palau Blaugrana

Rafael Nadal afirmó que Andrés Gimeno fue "uno de los grandes de este deporte", después de ganar el concurso de tie-break que este mediodía se disputó en el Palau Blaugrana de Barcelona como homenaje al legendario jugador español que atraviesa un delicado momento económico. Nadal superó a David Ferrer en la final, tras un acto en el que quisieron contribuir los mejores jugadores del tenis español actual, con Tommy Robredo, Feliciano López, Marcel Granollers y Albert Montañés.

El Palau blaugrana recibió a más de 4.000 aficionados en un acto organizado por la Federación Catalana de Tenis y por el Real Club Tenis Barcelona para rendir tributo a un jugador que abrió las puertas del tenis moderno al tenis español. Gimeno fue el primer español que ganó el Trofeo Godó en 1960 y que consiguió algunos éxitos internacionales, que le permitieron recibir una oferta de Jack Kramer para convertirse en profesional, en 1960. La oferta le llegó en el torneo de Wimbledon, donde compartía habitación con Manolo Santana y Lis Arilla. "Si no lo aceptas tú, me lo quedo yo", le dijo Santana cuando Gimeno les contó que le acababan de ofrecer ganar 50.000 dólares en tres años como profesional.

"Lo acepté porque quería vivir del tenis y como amateur no podía hacerlo", comentó ayer Gimeno. "Pero si me hubiera imaginado que Manolo Santana daría el salto al año siguiente y ganaría Roland Garros, me habría quedado en el circuito porque hubiéramos tenido muchas posibilidades de ganar la Copa Davis".

Sin Gimeno, Santana llevó a España a la final de la Copa Davis en 1965 y 1967. Pero no logró ganar la Ensaladera. Gimeno compitió con los mejores tenistas del mundo entre 1960 y 1968, entre los que se encontraban Rod Laver, Ken Rosewall, Lew Hoad, Pancho Gonzáles y Pancho Segura. Gimeno ganó las series mundiales profesionales en una ocasión, pero no pudo competir en los grandes torneos como Wimbledon, Roland Garros, el Open de EEUU y el Open de Australia, porque los profesionales estuvieron vetados en estos torneos hasta 1968, en que se estableció el tenis open.

Después, Gimeno ganó Roland Garros en 1972, rozando los 35 años, y puso un colofón de oro a su carrera tenística conquistando su único Grand Slam. Hoy era un hombre feliz. "Doy las gracias a todo el mundo por acudir en mi ayuda", concluyó.