Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro o la esencia de Guardiola

El canario simboliza mejor que nadie las viejas formas que ayer recuperó el Barça

Pep Guardiola aseguró que ayer el equipo volvió al abecé de su juego, "a las épocas antiguas", remachó. Y se explicó: "No jugamos solos, nos tenemos que adaptar a donde están los espacios". Por eso puso a jugadores de mucho desequilibrio, de mucho desborde, como Thiago, Andrés y Leo, y como Pedrito, extraordinario ayer, porque, más allá del acierto de Messi, que no parece capaz de terminar un partido en el Camp Nou marcando un solo gol —lleva todos los de Liga metiendo, al menos, dos-, o de la majestuosidad de Xavi, que está llegando a la meta como nunca -lleva tres tantos, los mismos con los que terminó los dos últimos cursos-, la presencia de Pedro resultó ayer fundamental por su derroche de solidaridad en el campo y su capacidad para hacer mucho y siempre pensando en el bien del equipo.

Pedro apareció por dentro y por fuera, ya fuera en la banda derecha o en la izquierda. Y encaró como le gusta a Guardiola que lo haga: con valentía. De una jugada así llegó el gol de Xavi, que bromeó con su testarazo -"soy un especialista, llevo tres en toda mi carrera en el Barça"- y se deshizo en elogios hacia el canario: "Es un futbolista que nos da mucho, porque abre el campo, va al uno contra uno y busca el espacio, muerde, presiona y contagia". Insistió en eso: "Con Pedro el lateral no sube nunca, y si sube, él corre 30 metros para pararlo. No para, no se cansa. Es extraordinario para el grupo dentro y fuera del campo, porque es un chaval majísimo. Qué quieres que te diga, si es que Pedro es espectacular".

"La imagen de este equipo, la esencia, es Pedro corriendo en la segunda parte para recuperar la pelota", admitió Valdés, que justificó su reacción, tras el primer gol de Messi, diciendo que tenía dedicación muy concreta: "Un amigo, que hoy estaba en el campo, me decía que era imposible que acabáramos en gol una jugada que empezara con un saque mío sobre el central. Y ha salido bien, así que iba por él", aseguró, en referencia al gesto que hizo con las manos, abriendo y cerrando los dedos, imitando a una boca que habla. Valdés admitió: "Pedro hace mucho por este equipo, nos da la vida. A veces no se nota, pero siempre está", dijo el cancerbero, que ayer mantuvo otra vez la portería a cero en el Camp Nou, como viene siendo habitual desde que empezó el curso. "Cuando la gente trabaja como lo hace Pedro, es más fácil que no le metan un gol al equipo".

Alves, acostumbrado a encontrarse con él en el campo, aseguró que Pedro es un jugador, básicamente "muy inteligente y muy generoso. Siempre sabe que necesita el partido, si abrirse para dejar al lateral, si toca encarar o si es necesario meterse por dentro o apoyar en el presión". Admitió el brasileño que, por lo que a él respecta, Pedro es siempre "una gran ayuda en el campo".

Alves fue precisamente uno de los jugadores que se refirieron a la maldición de este equipo con los penaltis. "En el campo los vemos tan claros como desde fuera, pero afortunadamente no los necesitamos. Creo que es mejor no hablar de eso porque, si lo hacemos, nos cogen manía", dijo. "Ya nos los pitarán. Es raro, pero ya los pitarán", resumió, tan fácil como juega, Pedro, para quien la clave del partido fue coger la pelota y no soltarla. "Hemos tenido mucha paciencia al mover la pelota y para buscar entre líneas, también hemos sabido abrir mucho el campo y encarar".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.