Dos 'sprints' muy distintos

Ferrer, a un paso de la clasificación, y Almagro, aún con posibilidades, juegan en Shanghái pensando en la Copa de Maestros

Son dos sprints muy distintos. Quedan cuatro plazas libres de las ocho que dan billete para la Copa de Maestros, que reunirá a los mejores del curso en Londres y en noviembre. Con el serbio Novak Djokovic, Rafael Nadal, el suizo Roger Federer y el británico Andy Murray ya clasificados, dos españoles pelean por un sitio esta semana en el torneo de Shanghái, donde una jauría de tenistas les echa un pulso mientras busca el mismo objetivo. Son David Ferrer y Nicolás Almagro. Son el quinto mejor tenista de 2011 y el noveno. Son, también, dos competidores en una situación muy distinta.

Así, cuando Ferrer se entera de que el miércoles deberá enfrentarse al canadiense Milos Raonic, un peligrosísimo gigantón, reacciona con la tranquilidad de quien espera recoger la cosecha tras un duro año de siembra: aventaja al estadounidense Mardy Fish, sexto y su inmediato perseguidor, en más de 800 puntos. Así, cuando Almagro gana hoy 7-5 y 6-3 a Robredo en segunda ronda, lo hace reconcentrado, porque su llama, débil luz en la oscuridad, se apaga poco a poco. El circuito está ahora en Asia y se mueve por terrenos que para Almagro son pantanosos.

En Shanghái se juega sobre pista dura y existe la posibilidad de cerrar el techo si la polución o la lluvia así lo aconsejan. Nunca se distinguió Almagro por mirar a los ojos a los mejores en esas circunstancias. Especialista en tierra batida, el español marcha noveno en la clasificación de 2011, 500 puntos por detrás del francés Tsonga, que ocupa el último puesto que da el billete para Londres. Almagro, que se enfrentará en tercera ronda al estadounidense Andy Roddick, necesita dos grandes resultados en Shanghái y en París, donde se disputa el último Masters 1000 del año. Siente, además, el aliento de sus perseguidores en el cogote: con el sueco Soderling enfermo y el francés Simon buscándole las cosquillas, el tremendo argentino Del Potro guarda fuerzas para asaltar el reto cuando el circuito vuelva a Europa.

No son esos los únicos sprints del torneo, que ya ha visto la sorprendente victoria de Albert Ramos, que venía de la clasificación, sobre el croata Cilic (6-3 y 6-4). Nadal, derrotado el domingo en la final de Tokio por Murray, debutará el miércoles ante Guillermo García López. El número dos mundial juega en China, pero piensa en el futuro: ausentes Djokovic y Federer, es el momento ideal para que el mallorquín se convierta en la hormiga que acumula en el verano para sobrevivir en el invierno. Todos los puntos que sume ahora le servirán de colchón para proteger su ránking cuando vuelvan sus máximos rivales.

David Ferrer, durante un partido la semana pasada en Japón.
David Ferrer, durante un partido la semana pasada en Japón.YURIKO NAKAO (Reuters)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS