Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La espalda de Djokovic dice basta

Argentina supera a Serbia y alcanza la final de la Davis al retirarse lesionado el número uno del mundo

La espalda de Novak Djokovic dijo basta en plena semifinal de la Copa Davis y el equipo serbio se despidió del torneo ante Argentina, que se medirá a España en la final. El pasado lunes, durante la intensa final del Abierto de Estados Unidos en la que el número uno del mundo venció a Rafa Nadal, su tercer Grand Slam del curso -otros siete trofeos del circuito ATP completan su espectacular palmarés en 2011-, el serbio ya requirió en dos ocasiones la asistencia del fisioterapeuta. "Pude pasar por encima del dolor entonces, pero no hoy", explicaba Nole, apesadumbrado, tras perder ante Juan Martín Del Potro (7-6, 3-0 y retirada) el choque que resolvió la eliminatoria a favor de los latinoamericanos.

Tras desaprovechar varias oportunidades para ganar el primer set y perderlo finalmente en el tiebreak, Djokovic cayó al suelo con un grito de dolor cuando perdía por 3-0 en el segundo. A pesar de la ovación que le dedicaron los 18.000 asistentes al Arena de Belgrado, su retirada suponía la eliminación serbia. "Me siento disgustado por acabar así", lamentaba Djokovic; "lo he intentado, aunque solo estaba al 60% y sabía que me arriesgaba a empeorar la lesión. No digo que habría ganado de estar al 100%, porque Del Potro ha jugado a un nivel muy alto. Nunca me ha resultado tan difícil responder a un servicio hoy". Djokovic señaló que empezó a sentir molestias en el Abierto de Estados Unidos y que los dolores se fueron incrementando a medida que avanzaba el torneo. "Lo importante ahora es determinar el alcance de la lesión y saber cuándo estaré recuperado", remató el serbio antes de ser sometido a las pruebas médicas pertinentes.

El argentino Del Potro, por su parte, lamentaba las circunstancias en las que se produjo su triunfo, pero se felicitaba por su buen juego ante el número uno del mundo. "He aprovechado todas mis oportunidades", aseguró tras explicar que no podía creérselo después de ganar el primer set, algo que le ha dado mucha confianza. En el último partido de la serie, ya intrascendente, Tipsarevic ganó a Mónaco, que como Djokovic, se retiró, aunque en su caso antes de comenzar el segundo set. Argentina jugará por cuarta vez la final de la Copa Davis. En 2008, ya perdió ante España en Mar del Plata. "Los españoles son favoritos", reconocía Del Potro; "pero tenemos un buen equipo. Será difícil, pero ganar es nuestro sueño".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.