Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nosotros no luchamos para elegir rival"

Scariolo valora el descanso antes que los cruces y Sáez destaca: "Jugamos a ganar. Representamos a un país"

Se jugaba el último cuarto y Francia perdía por casi 30 puntos. Pero a sus dos estrellas no parecía importarle mucho la paliza que estaban recibiendo. Tony Parker reía sin disimulo en el banquillo y Joakim Noah incluso bostezaba mientras sus compañeros aguantaban el chaparrón español como podían. Hasta el público lituano comenzó a silbar cuando en los últimos nueve segundos el base Albicy se dedicó a botar el balón pasivamente, a la espera de que acabara la pantomima. El griterío reprobador hizo a Albicy levantarse para anotar un triple y poner en el marcador el 69-96, la primera derrota francesa en el Europeo, de manera que solo Rusia queda invicta.

¿Se dejó perder Francia? La pregunta voló desde el seleccionador francés a los jugadores españoles después del partido. Fue tan evidente que el combinado galo bajó los brazos que hasta la Federación Francesa de Baloncesto lo admitió sin tapujos. "Francia deja hacer a España", tituló la crónica del partido en su página web, y habló de dos equipos que jugaron "con el freno de mano, especialmente les bleus". La acusación llegó pronto a los oídos del seleccionador francés, Vincent Collet, que se revolvió en su asiento de la sala de prensa. "Gelabale todavía estaba lesionado. Noah tenía molestias en la pierna izquierda. Yo quería hacerle jugar unos minutos, pero el doctor me dijo que no, que era peligroso. Y el caso de Parker es diferente. Se sentía cansado después de los últimos partidos y decidimos reservarle. Ha jugado mucho en el inicio del torneo y era nuestra oportunidad para hacerle descansar y refrescarle". Y sí, Parker ha jugado 233 minutos, más que ningún jugador español incluido el partido de ayer (226 suma Marc Gasol y 203 Navarro).

Tanto como el fondo, a Francia y a Collet se le reprocharon las formas. "Pero ser primeros de grupo no importaba tanto. Nuestro objetivo era preparar bien los cuartos", dijo, "y ya vimos lo que pasó en el Europeo de 2009. Entonces nosotros quedamos los primeros de la segunda fase y España fue cuarta de su grupo. Nos enfrentamos en cuartos y nos eliminaron". La jugada actual, sin embargo, les evita un hipotético cruce con Lituania, la anfitriona, en las semifinales, precisamente el partido que dará acceso no solo a la final, sino a la clasificación directa para los Juegos de Londres (los dos finalistas; del tercero al sexto clasificado disputarán un torneo preolímpico).

El presidente de la Federación Española, José Luis Sáez, dio su versión: "No soy nadie para enjuiciar actitudes. Francia... Nosotros hemos hecho lo que procede, jugar a ganar. Representamos a un país". "Cada equipo tiene su situación. Cada uno habla de su equipo. Yo entiendo perfectamente la posición de Francia", explicó diplomáticamente Sergio Scariolo. "Francia ha honrado al Campeonato de Europa siendo el mejor equipo hasta hoy. Y hoy han reservado algunos jugadores. Puede que no sea lo mejor para el público, pero en la primera parte nos han jugado en igualdad. Todo tiene su lógica. Nosotros hemos luchado para tener un día de descanso entre partido y partido [España jugará los cuartos el miércoles y, si avanza, las semifinales el viernes y la final el domingo] y no para elegir rival", dijo el preparador. "Estamos muy contentos de cómo llegamos a cuartos, sin sobrecarga de minutos y con las ideas claras de lo que somos cuando jugamos con espíritu de sacrificio e intensidad defensiva y cuando no".

"Yo me preocupo por mi equipo", redundó Rudy, autor de 15 puntos en una de sus mejores versiones del campeonato. "Estamos todos sanos y concentrados. Lo que hagan los otros no me importa. Ellos sabrán lo que es mejor para ellos. Nosotros sabemos lo que es mejor para nosotros, ser los primeros de grupo". El capitán español, Navarro, le secundó. "No miramos a Francia ni a nadie. Claro que con Parker y con Noah hubiera sido diferente. Y esperamos volver a encontrarnos con ellos. Ha sido un partido extraño. No esperábamos que no jugaran. Pero repito, me quedo con nuestro cambio de actitud. Si somos agresivos como en la segunda parte y defendemos así, hay pocos equipos que nos puedan parar".

La rendición francesa permitió que Scariolo jugara los últimos minutos con el quinteto reserva: Sada, Llull, Claver, Reyes e Ibaka. Por primera vez los suplentes tuvieron una gran aportación ofensiva: 45 de los 96 puntos totales, casi la mitad. España viaja hoy a Kaunas. El miércoles le espera Eslovenia o Finlandia en cuartos, según los resultados. Francia jugará contra Grecia el jueves. Españoles y franceses solo podrían volver a verse las caras en la final del domingo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.