Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Julio Alves no ha surgido de la nada"

Caminero justifica el oscurantismo en la compraventa del centrocampista al Besiktas y de otros fichajes del Atlético alegando que el club "trabaja en todo el mundo"

El Atlético inscribió a Julio Regufe Alves en la Liga el pasado 31 de agosto a falta de cuatro horas para el cierre del mercado de fichajes. El equipo estaba obligado a hacerlo para dar constancia de que le pertenecía si quería traspasarlo al Besiktas. La formalidad destapó sobre la bocina una operación llevada en el más absoluto de los secretos, tanto que el centrocampista portugués de 20 años, comprado al Río Ave por 2,5 millones de euros según su presidente, Paulo Carvalho, llevaba ya dos días en Estambul cuando el conjunto rojiblanco reconoció su existencia. Alves, representado por Jorge Mendes, se revalorizó tanto que en apenas unos días su precio se hinchó hasta los 3,1 millones que el equipo turco negoció por el 50% de los derechos económicos del futbolista. El director deportivo del Atlético, José Luis Pérez Caminero, que a principios de julio había negado el interés por Regufe, tuvo que dar cuentas ayer de ese y otros fichajes tan extraños, como los de Olaleye y Ruben Micael.

"Tenemos redes en todo el mundo, intentamos detectar a jugadores con proyección para este club. Hay operaciones que se realizan y finalmente vienen al primer equipo y otras en que a veces no pasan por aquí como en esos casos. Son jugadores a los que el club llevaba siguiendo y como en el caso de Julio Alves ha surgido la oportunidad de venderlo a un buen precio", se justificó Caminero, visiblemente incómodo y sin dar cifras. "Julio Alves no ha surgido de la nada... No podemos dar cuenta de todas las operaciones en las que estamos trabajando, porque lo hacemos en todo el mundo. Aquí hay informes de él, se le estaba siguiendo desde largo tiempo, desde antes de mi llegada, no es cuestión de un día. Se ha visto cómo jugaba y se ha visto que puede ser un jugador con futuro. Lo que pasa es que, cuando tienes un jugador de sus condiciones, tienes que valorar también las oportunidades que surgen en el mercado. Si es buena para el club... Era una buena ocasión para traspasarlo al Besiktas", insistió.

Con Alves, Gestifute, la firma de Mendes, tiene a siete jugadores en la escuadra otomana (los otros son Bebé, Hugo Almeida, Manuel Fernandes, Quaresma, Sidnei y Simão). El agente portugués controla a Falcao, Silvio, Miranda, Tiago, Diego Costa y Pizzi en la ribera del Manzanares. También está asociado a Ahmet Bulut, que lleva a Arda Turan. "¿Es coincidencia que tantos de los futbolistas del club sean de Mendes, que también cuenta con un fondo de inversión?", se requirió a Caminero. "Tenemos jugadores de todos los representantes. Nos fijamos en el jugador, no en el representante. Y puedo decir que el 100% de los derechos federativos de los jugadores son del Atlético [no puede ser de otra forma]", se desmarcó escudándose en una obviedad más, mientras alegaba que no podía explicar de qué manera la multinacional estadounidense CAA -socia de Gestifute desde verano de 2008- había prestado al Atlético 21 de los 40 millones (más siete variables aparte) que costó Falcao a un interés del 8%. "Para eso está el responsable del departamento financiero [Mario Aragón]".

Con el delantero colombiano del Oporto llegó Ruben Micael, al que el club rojiblanco compró por cinco millones para cederlo a continuación al Zaragoza (el 60% de los cinco millones fueron para el Oporto, el 15% para el Nacional de Madeira y el 25% restante se desconoce). Después llegaron Alves y Pizzi, cedido por el Braga y con una opción de compra de 15 millones, que se financiaría en parte a través de un fondo de inversión. No sería la primera vez: el Atlético ya recurrió a un fondo -Quality Sports II Investments LP, en el que aparecen Mendes y Peter Kenyon, exdirectivo del Manchester United y del Chelsea- para financiar la mitad de las operaciones por Elías (costaba siete millones) y Silvio (ocho).

Las explicaciones de Caminero sobre el caso Olaleye también dejaron más sombras que luces. "Entendemos que puede seguir mejorando su progresión, para eso se le iba a ceder al Sporting de Braga; cuando hablamos con el chico estaba libre y dispuesto a venir al Atlético". El delantero nigeriano de 22 años fichó por sorpresa al Atlético a mediados de agosto sin ningún coste tras terminar su contrato con el Dong Thap de Vietnam. Olaleye seguirá en el sudeste asiático, después de que el Hanoi le reclamara dos millones de dólares alegando que ya había firmado un precontrato con ellos. El atacante logra un aumento del 50% en su ficha mensual (de 10.000 a 15.000 dólares).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.