Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescate en Lagos

Un miembro de la secretaría técnica del Almería desbloquea en Nigeria la situación burocrática de Okoro y Azeez, dos jóvenes promesas del fútbol africano

El viernes por la noche Stanley Okoro y Ramón Azeez estaban en Andalucía. Pero llegar hasta ahí fue toda una odisea. Los dos fueron rescatados por Pedro Reverte, miembro de la secretaría técnica del Almería, que el pasado jueves voló a Lagos (Nigeria) para agilizar los visados de estas dos jóvenes promesas del fútbol nigeriano, bloqueados desde hacía meses en su país por problemas burocráticos pese a que ya tuviesen contrato con la entidad rojiblanca. "Los fichamos antes de que alcanzaran la mayoría de edad -los dos cumplirán 19 años en diciembre-, pero tuvimos muchos problemas para tramitar el permiso de trabajo", explica Alberto Benito, director deportivo de la entidad almeriense. Azeez, capitán de Nigeria sub 20 en el reciente Mundial de Colombia, relata por al otro lado del teléfono su aventura y la de su compañero: "Fuimos al consulado cuatro veces durante los últimos meses y nos rechazaron los contratos una y otra vez". A lo que interviene Benito: "Pedimos la intermediación del Consejo Superior de Deportes y del Ministerio de Asuntos Exteriores. Y la llegada de un hombre nuestro allí permitió resolver el embrollo en 24 horas". Una operación relámpago, un desbloqueo a tiempo.

En cuanto Okoro y Azeez cumplieron 18 años, el Almería envió a Lagos los contratos profesionales de los dos jugadores. Es decir, los documentos necesarios para que pudiesen dejar su tierra rumbo a España. No obstante, "un numerito del permiso de trabajo que no se leía", según Benito, llevó al Consulado a denegar el salvoconducto. El Almería recurrió la decisión y empezó un tira y afloja que terminó solo con la decisión de ir a desenredar el embrollo físicamente, más de ocho meses después. Un vuelo intercontinental para asegurarse la presencia de dos de los centrocampistas bien prometedores del fútbol africano. A Okoro, que con solo 17 años ya debutó con la selección absoluta de su país, le llaman en Nigeria el pequeño Messi. Aunque José María Salmerón, entrenador del filial al que se incorporarán los dos futbolistas, rebaja un poco las expectaciones: "Es un zurdo, rápido, con un buen uno contra uno, cubre bien el balón y tiene desborde. Pero de ahí a compararlo con Messi queda mucho camino". Salmerón ya tuvo la oportunidad de observar su fútbol durante tres meses en los que se entrenó con el filial a principios de 2010, cuando obtuvo un permiso de residencia temporal.

"Aunque al principio era un poco desconfiado, se acostumbró pronto y se sintió a gusto aquí", relata Joseba Ituarte, entrenador de los porteros, que le hospedó en su casa. "Siempre estaba risueño, escuchando música y cantando, pese a que su situación no era ni es de las más fáciles. No tiene padre y de él ya dependen su madre y dos hermanos con las respectivas familias", explica Ituarte. Tras aquel paréntesis, Okoro estuvo 15 meses lejos de España, con el miedo de ver esfumarse el sueño de jugar en Europa. "Estoy muy contento de estar aquí finalmente, de tener la posibilidad de ver de cerca a los mejores del mundo. Mi ídolo, por supuesto, es Messi", afirma ahora el centrocampista.

Azeez, por características físicas y por su puesto en el campo, se parece a otro futbolista del Barça que él tiene como referencia. "Xavi es el mejor. Verlo jugar es un espectáculo e intento aprenderlo todo de su estilo", comenta el joven medio, que destacó en el último Mundial sub 20 en el que Nigeria, liderada por él, se rindió en la prórroga de los cuartos de final ante Francia. "De momento empezarán con el filial, pero la idea es que se entrenen con el primer equipo de vez en cuando y puedan tener su oportunidad. Los dos tienen mucho futuro", asegura Benito. La esperanza es que esta operación relámpago en medio de un caluroso verano no se quede en una mera anécdota, sino en el principio de dos brillantes carreras en el fútbol europeo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.