Al Sevilla le toca remangarse

El equipo de Marcelino paga sus errores defensivos ante un Hannover más rodado

Sin tiempo para asimilar muchos de los nuevos conceptos que pretende inculcar Marcelino y con los lógicos desajustes, sobre todo en la defensa, que surgen de afrontar un duelo de tanta exigencia en la pretemporada, el Sevilla se verá obligado a remontar ante el Hannover para disputar la fase de grupos de la Liga Europa. El equipo andaluz anotó un gol, obra de Kanouté, que puede valer su peso en oro, pero mostró demasiada debilidad defensiva y una evidente incapacidad para elaborar el juego ante un rival muy trabajado, colíder de la Bundesliga y capaz de ofrecer un sensacional despliegue físico.

La igualdad que se intuía cuando el bombo emparejó al Sevilla y el Hannover afloró en el impresionante AWD Arena desde el primer minuto. El conjunto andaluz, invicto en la pretemporada, comprobó que el fútbol oficial se mueve a unos niveles muy distintos al del verano.

Hannover,2; Sevilla, 1

Hannover: Zieler; Cherundolo, Haggui, Pogatetz, Schulz; Stindl, Pinto, Schmiedebach (Hauger, m. 91), Rausch (Pander, m. 80); Schalaudraff (Ya Konan, m. 75) y Abdellaoue. No utilizados: Miller; Eiggman, Chahed y Stoppelkamp.

Sevilla: Palop; Coke, Spahic, Escudé, Fernando Navarro;Navas, Fazio (Medel, m. 72), Trochowski, Armenteros (Perotti, m. 46); Kanouté y Negredo (Del Moral, m. 77). No utilizados: Varas; Cáceres, Campaña y Salva.

Goles1-0. M. 6. Schalaudraff. 1-1. M. 37. Kanouté. 2-1. M. 45. Schalaudraff.

ÁrbitroBas Nijhuis. Amonestó aFernando Navarro, Schulz, Fazio y Stindl.

45.000 espectadores, lleno, en el AWD Arena, de Hannover.

El Sevilla de Marcelino ha captado algunos conceptos básicos que lo hacen peligroso, como el desparpajo de un técnico que alinea hasta a seis jugadores de clara vocación ofensiva; un equipo que adelanta la línea de presión y cuyo lateral derecho, Coke, se comporta como un extremo, a la misma altura que Navas, y una velocidad de crucero cuando el balón llega a sus futbolistas más determinantes. Riesgos que se toman en el ataque y que, a veces, acaban por afectar a la defensa.

Coke perdió un balón a los seis minutos que propició un contragolpe del disciplinado equipo alemán. Fallaron Spahic y Palop, titular en la Liga Europa, y los fantasmas del pasado verano, plasmados en la eliminación de la Liga de Campeones ante el Sporting Braga, se asomaron a la cabeza de los futbolistas del Sevilla.

Ahogados en el centro del campo Fazio y Trochowski, el Sevilla no carburaba, sometido a una intensa presión por el Hannover, más rodado con dos jornadas de Bundesliga a sus espaldas. Ante tanto obstáculo, el conjunto andaluz respiró en un pelotazo que Negredo supo controlar al borde del área. El disparo del internacional dio en el poste y la jugada acabó por impactar en el Hannover, que cedió más terreno de la cuenta.

El Hannover, peligroso a la contra, mostraba fisuras en la defensa. Coke, en una de sus múltiples apariciones en el ataque, se encontró con un balón y lo sirvió a la perfección a Negredo. El delantero rompió la línea defensiva del equipo alemán y dio el gol en bandeja a Kanouté. Tres toques y gol, señas de identidad del nuevo Sevilla de Marcelino.

Con el empate a uno en el último minuto de la primera parte, el Sevilla se descolocó, Spahic no se enteró y el Hannover hizo el segundo, otra vez obra del tosco pero eficaz Schalaudraff.

Descompuesto en la banda, Marcelino, un técnico obsesionado con el orden, no podía entender tanta fragilidad defensiva, que condenaba a su equipo en una eliminatoria decisiva para el desarrollo posterior de la temporada.

Con Perotti por Armenteros, el Sevilla pasó a dominar el juego, pero sin consistencia. El conjunto andaluz disfruta más a la contra, con las carreras de Navas o el remate de Kanouté. Sin ritmo para el fútbol combinativo y ante una defensa bien colocada como la del Hannover, sufrió el Sevilla, con un fútbol demasiado lento, sin capacidad para sorprender, estático, a un rival mucho más rodado y que pone en peligro su futuro en la Liga Europa.

Negredo lucha por la pelota.
Negredo lucha por la pelota.MARTIN ROSE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS