España sigue en racha

La selección sub 16 derrota a Francia (61-53) y logra el bronce europeo

Otra medalla, y ya van cinco. La victoria de la selección española sub 16 ante Francia (61-53), en el partido por el bronce del Europeo de la República Checa, supone el quinto metal que las categorías inferiores se cuelgan este verano. Hasta la página web de la federación ha adaptado su diseño para lucir en portada semejante acumulación de trofeos. Pese a haber sido el primer campeonato en el que no se alcanza la final, este bronce es una piedra más en el firme suelo que parece pisar el baloncesto español.

El partido ante Francia estuvo marcado por una de las señas de identidad del conjunto que dirige Diego Ocampo, la defensa, cimentada en la amenazante figura de Ilimane Diop. El pívot de origen senegalés, que desde enero se desempeña en la cantera del Baskonia, usó la envergadura que le otorgan sus 210 centímetros para ahuyentar y cambiar la trayectoria de la mayoría de los lanzamientos cercanos al aro. El máximo taponador del campeonato (2,8 por encuentro) volvió a lucir su facilidad para hacer estadísticas (11 puntos, 11 rebotes y 4 tapones) y a convertir la zona en su coto privado.

Más información

El atasco al que España sometió al conjunto galo fue tal que Francia inició el último cuarto con tal solo 28 tantos en el marcador y 14 puntos de desventaja. Sin embargo, al inicio del acto decisivo, los galos provocaron dos pérdidas consecutivas que pusieron nervioso al conjunto de Ocampo. Entonces, el aro rival desapareció (cinco puntos en los últimos 10 minutos) y los franceses hicieron lo mismo con la renta española. A falta de tres segundos, con el marcador empatado, el barcelonista Ignacio Moix tuvo la oportunidad de decidir el duelo, pero falló sus dos intentos desde la línea personal y el encuentro se fue a la prórroga.

En el tiempo extra, España recuperó la tónica de los tres primeros parciales. Defensas férreas que obligaban a Francia a recurrir a triples mal decididos y peor ejecutados, que además atenuaban la ausencia, por personales, del máximo artífice español en el campeonato, Agustí Sans (11,6 hasta el choque de hoy), el eléctrico alero del DKV Joventut, que se quedó en cuatro puntos en esta ocasión. Pero gracias a las visitas a la línea de personal la selección logró, esta vez sí, rematar definitivamente el partido, hasta el relativamente cómodo 61-53 final.

Pero más importante que la medalla en sí son las buenas sensaciones que siguen sumando las nuevas hornadas. En cada una de las selecciones, varios de sus miembros apuntan maneras para el futuro, de cara a afrontar el cambio generacional que un día les tocará protagonizar. En esta sub 16, además del desparpajo de Sans o la autoridad cerca del tablero de Diop, hay jugadores como el base madridista Alberto Martín -tan dotado para anotar como para asistir, apartado en el que ha sido el líder de la selección con más de cuatro por partido- que hacen pensar que lo de España y el baloncesto tiene para largo.

Ilimane Diop, durante el partido por el bronce.
Ilimane Diop, durante el partido por el bronce.HONZA MUDRA (FIBA Europe)

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50