_
_
_
_

El don del oportunismo

El defensa colombiano Zapata, nuevo fichaje del Villarreal, ha firmado pocos goles pero siempre han sido importantes

Cristian Zapata (Padilla, Colombia; 1986) es un central curtido a la italiana. De corte defensivo y duro. O al menos lo es desde que se lo pidiera a gritos el seleccionador colombiano Hernán Gómez el año pasado en una convocatoria con la cafetera, donde, a sus 24 años, Zapata es indiscutible. Pero esas características no le han impedido destapar una virtud que utiliza muy de vez en cuando: su oportunismo en el ataque. En casi 200 partidos con el Udinese en la Serie A, solo ha metido cinco goles. Eso sí, todos importantes. Inesperadas apariciones en el área rival en el momento clave. Siempre con valiosos puntos en juego. Incluso marcó uno que le dio un campeonato al Inter, casualmente, en un partido contra el Milan, equipo del que se presupone que le quiso fichar en 2007.

Ese arma que esconde El Mago, como se conocía a Zapata en el calcio, es uno de los valores que ha llevado al Villarreal a pagar siete millones por él. Juan Carlos, el entrenador del conjunto castellonense, que sigue al central desde 2009, habla de él como "una opción más y muy buena en las jugadas a balón parado por su imponente físico (mide 1,86)". Además, es un jugador polivalente. En Udine ha jugado en todas las posiciones de la defensa, lo que le valió para ser capitán en su última etapa como jugador bianconero. "Estamos encantados con él, es un portento y, sobre todo, nos va a ayudar en la posición de central, donde es muy bueno", dice de él Garrido.

Zapata salió de la cartera de Andrea Carnevale, cazatalentos del Udinese, y es fruto de la extensa política de fichajes que tiene el club de Giampaolo Pozzi, especialmente en Sudamérica. Carnevale fue su principal valedor desde su llegada en 2005, y desde que subiera al primer equipo no ha dejado de ser importante para ninguno de los siete entrenadores que ha tenido el conjunto italiano (sus casi 200 partidos así lo confirman). El propio Carnevale le colmó de halagos cuando Udinese confirmó que no le podía retener y Zapata anunció que se iba: "Siempre ha sido de los mejores".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_