Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goleada en Miami

El Chivas remonta un tanto inicial de Villa y gana al Barcelona con goles de Fabián (dos), Casillas y Dávila

El fútbol del siglo XXI da para convertir en un clásico un partido entre el Chivas de Guadalajara y el Barcelona. En Miami, ante más de 70.000 espectadores -récord para un partido de fútbol en Florida- se han visto por cuarta vez desde el 2006.

Esta vez ha ganado el equipo mexicano, gracias especialmente a Marco Fabián, uno de esos jugadores que la federación mexicana borró de la Copa América por una fiesta en un hotel y cuyo talento futbolístico ha resultado decisivo esta madrugada. Marcó a los tres minutos Villa, pero en el segundo tiempo, una tras otra, Fabián batió dos veces a Pinto: la primera con un trallazo desde 30 metros y, acto seguido, culminando un contragolpe con una certera y espectacular chilena. Casillas, en otra contra, cerró la goleada en Miami. En esa jugada, Muniesa, que llevaba solo unos minutos en el campo, se echó la mano a la pierna derecha y se retiró lesionado. Para Guardiola fue mucho peor eso que el resultado final.

BARCELONA, 1- CHIVAS, 4

FC Barcelona: Pinto; Andreu Fontás (m.33, Sergi Gómez, m.62, Armando), Gerard Piqué (m.46, Sergio Busquets), Eric Abidal (m.62, Marc Muniesa, m.74, Adriano), Jonathan Dos Santos; Seydou Keita (m.81, Iván Balliu), Xavi Hernández (m.46, Andrés Iniesta), Tiago (m.62, Martí Riverola), Isaac Cuenca (m.62, Gerard Deulofeu); Carlos Carmona (m.62, Espinosa) y David Villa (m.46, Pedro).

Guadalajara: Luis Michel; Omar Esparza (m.90+1, Antonio Salazar Castillo), Héctor Reynoso (m.70, Arturo Ledesma), Mario De Luna (m.83, Ulises Dávila), Miguel Ponce (m.86, Julio Nava); Edgar Mejía (m.58, Jonny Magallón), Patricio Araujo (m.83, José Tostado), Xavier Iván Báez (m.55, Carlos Fiero); Marco Fabián (m.73, Jorge Mora), Alberto Medina (m.70, Giovanny Casillas) y Omar Arellano (m.70, Jesús Sánchez).

Goles: 1-0, m.3: David Villa. 1-1, m.60: Marco Fabián. 1-2, m.63: Marco Fabián. 1-3, m.72: Giovanny Casillas. 1-4, m.90+3: Ulises Dávila.

Árbitro: Baldomero Toledo (Estados Unidos). No hubo amonestados.

Incidencias: Partido amistoso del torneo Herbalife World Football Challenge, que se disputó en el Sun Life Stadium, de Miami, ante más de 70.080 espectadores, nuevo récord de asistencia para un partido de fútbol.

Lo trascendente, en cualquier caso, es que los futbolistas de Guardiola mantienen intactas las constantes vitales por las que se han convertido en referente histórico como equipo y que remiten a un respetuoso reparto posicional del terreno de juego, la búsqueda de la superioridad a través del pase, mucha velocidad en la ejecución y trabajo en la presión, entre otras cosas. El gran mérito de Guardiola es haber conseguido que su equipo juegue igual con Cuenca, un chaval del filial, que con Pedrito en el extremo, y no varía un pelo su idea, ya sea Messi o sea Carmona quien aparezca como falso nueve, como ha sucedido en la húmeda noche de Miami.

No es que juegue mejor, pero sí al menos lo hace de la misma manera, inquebrantable la idea, tan cuajada que deja perlas de buenas a primeras, sin importar siquiera que estemos en pretemporada. El ejemplo de esta dinámica bien puede ser la primera parte vista esta madrugada en Miami, que se resume por sí sola en la jugada del gol de Villa, que rompió el partido a los tres minutos. El gol fue la consecuencia de un eterno carrusel de pases -Xavi, Keita, Dos Santos, Fontás, Villa, Cuenca, otra vez Xavi...- una maceración perfecta que terminó de golpe, con un cambio de orientación de Piqué a la carrera de Villa. El asturiano convirtió el festival de combinaciones en gol desde el mismísimo control, que le dejó solo ante el portero mexicano, al que regateó en su salida para rematar a puerta vacía.

No es tierra de cobardes la de Guadalajara, en Jalisco, México, y los Chivas siempre fueron valientes en el partido, crearon ocasiones, probaron suerte y aunque pagaron su osadía -a ratos el Barcelona les mareó primero y les atizó después- le dieron un aire atractivo a un partido en el que no hubo más goles por pura mala suerte. Carmona y Villa, por ejemplo, mandaron la pelota a los palos en el primer tiempo, y Pinto pasó algún apuro antes de que sucumbiera a los dos golazos de Fabián, al remate de Casillas y al rebote en Dávila que significó el cuarto tanto de los de Jalisco. El resultado final no tiene mucho que ver con los méritos del Barcelona, especialmente en el primer tiempo pero, a fin de cuentas, servirá para tomar nota del daño que le suelen hacer al Barça transiciones tan rápidas como las que ayer dieron sentido al plan del cuadro mexicano.

Lo mejor para el Barcelona, más allá del ejercicio, ha sido ver de vuelta a Xavi, que ha disputado los primeros 45 minutos de la pretemporada. Pero hubo más detalles, como la sensación de que Dos Santos le ha pillado el aire al lateral derecho tan bien que parece haber jugado allí toda la vida. Guardiola cada diez minutos descubre una pieza nueva en su fondo de armario. Esta noche, sin ir más lejos, han comparecido en escena los juveniles Sergi Gómez y Deulofeu, recién llegados de ganar con la selección española el campeonato de Europa sub-19. Le sobran razones al entrenador para estar satisfecho, pese a la goleada.

El Barcelona jugará el próximo sábado el último amistoso de la gira por Estados Unidos a las diez de la noche, hora española, en Dallas, contra el América de México. Los dos partidos que ha disputado hasta ahora los ha perdido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.