Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça abre con toque pero sin gol

El equipo de Guardiola no logra traducir su aplastante dominio sobre el Hadjuk Split

Con dos equipos completamente diferentes, con cinco jugadores del filial en cada uno de ellos y sin buena parte de sus mejores jugadores, el Barcelona disputó su primer partido de pretemporada en Split. Pese a tantos cambios y novedades, el juego del equipo de Guardiola fue tan reconocible como casi siempre. Controló el partido, mantuvo el balón y la iniciativa casi todo el tiempo y buscó con insistencia el gol. Pero el toque, sobre todo el de Thiago en la primera parte y el de Iniesta en la segunda, no se vio coronado por el acierto en el remate.

En la primera parte, el Barcelona trató de sacar provecho de las acciones en las que Villa, por la derecha, y Afellay, por la izquierda, recibieron con posibilidad de progresar desde la banda hacia el centro. Fue de esa forma como lograron los remates que llevaron más peligro a la portería croata. Villa disparó cruzado al palo poco después del primer cuarto de hora. Afellay repitió suerte desde la otra banda pero Subasic detuvo el envío.

Hadjuk Split, 0 - Barcelona, 0

Hadjuk Split: Subasic; Oremus, Maloca, Vejic, Rubén Lima, Tomasov, Brkljaca, Andric, Inoha, Anas Sharbini y Vukusic. También jugaron James Dens, Trebotic, Vukovic, Ahmad Sharbini, Lustica, Kukoc, Ljubicic, Jelavic y Dzoni.

Barcelona: Valdés; Dalmau, Armando, Fontàs, Lobato, Jonathan dos Santos, Thiago, Keita, Carmona, Afellay y Villa. También jugaron Pinto, Balliu, Oriol Rosell, Abidal, Maxwell, Busquets, Riverola, Iniesta, Isaac Cuenca, Jeffren y Jonathan Soriano.

Árbitro: Goran Gabrilo (CRO). Sin amonestados.

Incidencias: Asistieron al encuentro amistoso 35.000 espectadores, que llenaron las gradas del estadio Poljud de Split en conmemoración del centenario del equipo croata. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas en los atentados en Noruega.

Los croatas, muy predispuestos a defenderse, como si dieran por descontado que mantener el empate era ya todo un éxito para ello, se mostraron peligrosos solo en un par de contragolpes. Tomasov le dio mucho trabajo a Dalmau y en una penetración por la derecha dirimió un uno contra uno con Valdés. El portero azulgrana aguantó el tipo y acabó rechazando el remate con el pecho. El Hadjuk, muchas veces con una línea de cuatro atrás y una de cinco pocos metros más allá, consiguió reducir los daños que podían causar las combinaciones de los medios del Barcelona, con Thiago, Keita y De los Santos. Thiago no quiso despedirse del partido sin dejar huella y, tras una acción personal por el centro, logró ganarse espacio para lanzar un excelente tiro que rechazó Subasic con muchas dificultades.

Tras el descanso, Guardiola cambió por completo el equipo. Iniesta tomó las riendas del juego azulgrana y las ocasiones se sucedieron pero ni el joven Cuenca, ni Jonathan Soriano, ni Jeffren lograron afinar en sus remates. El Hadjuk, barrido por completo, firmó de muy buen grado las tablas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.